Torra presiona a los letrados del Parlament para culminar el desafío al Rey

Exige que se publiquen oficialmente las resoluciones contra la Monarquía en el boletín oficial pese a sus advertencias por colisionar con el TC

Quim Torra busca culminar el desafío a la Monarquía y al Tribunal Constitucional con la publicación de las resoluciones en contra de la Monarquía aprobadas en el Parlament y la vista puesta en unas elecciones que se antojan más pronto que tarde en Cataluña. La marcha anunciada del Rey Juan Carlos I fue el detonante para que el independentismo forzara un pleno monográfico e impulsara un puñado de resoluciones en contra de la Casa Real –”Cataluña es republicana y, por tanto, no reconoce ni quiere tener ningún Rey”– que elevaban el nivel de crispación dialéctico –tildan la institución de «calamidad histórica» o la definen como «delincuente», además de «reprobar» al actual Monarca– para colisionar con el TC.

Ahora bien, como ya acostumbra a ser habitual, la polémica se produjo el viernes en los minutos de descuento: los letrados de la cámara advirtieron de que varios de estos aspectos chocan con las resoluciones del Alto Tribunal hasta el punto de que el letrado mayor, Joan Ridao (ex de ERC) reveló a puerta cerrada que no se publicarían en el boletín oficial, según explicó Cs.

Es decir, un movimiento para poder votar en el hemiciclo un posicionamiento político sin ningún efecto jurídico al no poder impugnarse. La maniobra no gustó a JxCat –con airadas quejas de sus dirigentes, especialmente de Albert Batet, quien instó directamente a la Mesa a “abrir el expediente oportuno” a los funcionarios que se nieguen a publicar los puntos polémicos– ni al propio Quim Torra, quien directamente presionó a los letrados para que publiquen el lunes –como muy pronto– el texto íntegro: «El pleno del Parlament es soberano. Ningún funcionario puede decidir si se publica o no una resolución votada por el pleno. Vaya, hasta aquí podíamos llegar», clamó en las redes sociales a última hora del viernes.

Y es que el enfrentamiento contra la Corona ha vuelto a romper las costuras del independentismo y ha evidenciado la tensión entre ERC por un lado y JxCat y la CUP por otro. Los republicanos, quienes ostentan la presidencia del Parlament (Torrent) defienden que lo relevante es lo que se vota y lo que se debate, «especialmente cuando son posicionamientos de carácter político» y ponen el foco en el Rey y el TC. Más allá de si se acaba publicando el “total o una parte” de las resoluciones, según Pere Aragonès, eso “no quita valor al posicionamiento político que adoptó el Parlament”.

Para Aragonès, “lo relevante es lo que se vota y se discute” en la cámara, ya que el Tribunal Constitucional (TC) “no cambiará la posición republicana” de la mayoría. De hecho, según el dirigente, si el TC pone impedimentos o impugna las resoluciones aprobadas, eso será “una razón más para avanzar hacia la república catalana”.“Pese a las amenazas del TC sobre funcionarios, letrados y diputados del Parlament, ayer se votó que Cataluña se considera republicana y quiere avanzar hacia la independencia”, ha querido zanjar. Mientras, la CUP emplaza a Torrent a que “haga una evaluación de su mandato y reconozca las limitaciones a las que se ha sometido la cámara”, informa EFE.

Las resoluciones no constan aún en ningún documento público y no se espera que se publiquen antes del lunes.