Cs agita de nuevo el debate sobre una alianza con PSC y PP para presentarse a las urnas

El partido naranja propondrá ir en coalición o buscar otra fórmula electoral similar en las próximas elecciones catalanas con el objetivo de ganar al independentismo

Ciudadanos ha resucitado un viejo debate, el de un hipotético frente constitucionalista en las urnas, para presentarse junto al PSC y al PP en Cataluña con el objetivo de ganar al independentismo. Una idea que el partido naranja volvió a poner ayer sobre la mesa al ofrecer incluso la posibilidad de debatir candidato y lista pese a haber sido la fuerza más votada en los comicios de 2017. Sin embargo, la opción parece por ahora bastante difícil: la formación de Miquel Iceta siempre ha rechazado esta posibilidad y las dudas también aparecen en el PP.

«Si fuéramos en coalición Cs, PP y Partido Socialista ganaríamos las elecciones en Cataluña, está claro. Y vamos a trabajar en eso». «Ganaríamos a Puigdemont», avanzó el vicesecretario general de Ciudadanos, Carlos Cuadrado, a Europa Press para añadir que esta oferta efectivamente no es nueva y que su partido ya la planteó hace meses sin respuesta de los socialistas.

En concreto y al ser preguntado sobre si Cs estaría dispuesto a presentar una candidatura con personas independientes y un cabeza de cartel que no fuera de ninguno de esos tres partidos, Cuadrado respondió: «Hoja en blanco. Hablaríamos de todo lo que haya que hablar». Así, explicó que se trataría de conformar una lista constitucionalista y recalcó que su partido «nunca» ha puesto «vetos».

Unas declaraciones que reafirman la estrategia del partido naranja en Cataluña para tratar de sortear la falta de liderazgo tras la marcha de Inés Arrimadas y la tendencia negativa que auguran las encuestas. Además, Ciudadanos también se posiciona así en el centro del tablero político abanderando una opición de moderada y «constitucionalista» y aísla de la ecuación a VOX, que quedaría relegado a un extremo y con el único margen de maniobra de recoger el apoyo de los desencantados con este hipotético pacto.

No obstante, los socialistas siempre han rechazado esta opción desde que la propia Inés Arrimadas se la propusiera a Miquel Iceta hace meses. El PSC se ve con opciones en las urnas y busca arañar votos a varios niveles: a los «comunes» desencantados con la vía más soberanista y también al electorado de Ciudadanos que en 2017, tras el estallido del «procés», confió en la carta de Arrimadas ante el independentismo.

Las incógnitas también afloran por el lado del PP. «Seguimos analizando si la coalición suma o no, pero es evidente que el ofrecimiento al PSC no parece muy serio», señalan fuentes del partido en este sentido.

Además, cabe recordar que recientemente su líder del partido en Cataluña, Alejandro Fernández, ha expuesto sus dudas por el giro ideológico que atribuye a la formación «naranja» tras el acercamiento con el PSOE. «Nosotros no hemos girado, lo único a lo que nos hemos dedicado es a intentar ayudar a los españoles. Y es verdad, hemos actuado, no nos hemos estado quietos. Nos hemos puesto a trabajar y a ser útiles», respondió ayer Cuadrado, de Cs, para insistir en que su formación no ha hecho «ningún giro de ningún tipo» sino que «sigue en el centro».