Torra y JxCat estallan por no culminar el desafío al Rey y presionan a Torrent

Los postconvergentes reclaman que se publiquen as resoluciones íntegras y el cese del secretario del Parlament

Nueva tormenta política en Cataluña, esta vez a cuenta del enfrentamiento que el independentismo mantiene abierto contra la Monarquía. Ni los ataques al Rey logran poner de acuerdo a Junts per Catalunya y ERC, con la cámara en el punto de mira: ayer, el Parlament publicó en su boletín oficial las resoluciones contra la Monarquía que se aprobaron en el pleno del viernes sin los puntos polémicos después de que los letrados advirtieran de que colisionaban con el Tribunal Constitucional. Es decir, se excluyeron para evitar que puedan ser impugnados y caer en la desobediencia. Una decisión, firmada por el secretario general de la cámara, Xavier Muro, que hizo estallar al president Quim Torra, quien exigió incluso su cese. JxCat incrementó la presión y trasladó la reclamación a la Mesa.

De la publicación oficial del Parlament queda fuera, por ejemplo, la reprobación al Rey Felipe VI de la CUP, el fragmento que tilda a la Monarquía de «delincuente» o la referencia al 1-O y a la declaración unilateral de independencia. El texto conjunto de JxCat, ERC y la CUP sí mantiene que la mayoría de la cámara declara que «Cataluña es republicana y, por lo tanto, no reconoce ni quiere tener rey».

Al final del texto publicado en el Boletín Oficial del Parlament se adjunta una nota del citado secretario general de la cámara catalana, Xavier Muro, en la que esgrime su «deber» de «impedir o paralizar cualquier actuación jurídica o material que pueda suponer el incumplimiento» de las decisiones del Constitucional y explica que han quedado excluidos de la publicación los puntos controvertidos.

La maniobra ha sentado especialmente mal en el seno de Junts per Catalunya y ha evidenciado las discrepancias entre ERC por un lado y JxCat y la CUP por otro. Y quien ha puesto voz a esta nueva crisis interna dentro del independentismo ha sido el propio Quim Torra: después de presionar infructuosamente durante todo el fn de semana, ayer exigió al president del Parlament, Roger Torrent, el cese del secretario general de la cámara –dijo que es «su deber»– y la consiguiente publicación del texto votado de forma íntegra. «El secretario general del Parlament tiene el deber de obedecer al Pleno, que es soberano. Y si no lo hace, el presidente del Parlament tiene el deber de cesarle y asumir él y la Mesa la responsabilidad de publicar la resolución», clamó a través de las redes sociales recordando que ya ocurrió «lo mismo» con la pérdida de su «acta de diputado».

Justo después, el grupo parlamentario de JxCat dirigió a Torrent y a la Mesa del Parlament un escrito en el que subrayan que «ningún precepto del reglamento» de la cámara «otorga al secretario general la potestad de alterar o censurar los acuerdos del pleno».

Por ello, JxCat pide a Torrent y a la Mesa que «bajo su responsabilidad» trasladen a Muro la «orden de publicar íntegramente las resoluciones» aprobadas y, en caso de que los servicios de la cámara no ejecuten los acuerdos adoptados, «se tomen las medidas necesarias para hacerlos efectivos» y también piden su cese.

El objetivo de Torra y JxCat era culminar el desafío a la Monarquía y al Tribunal Constitucional a través de la publicación íntegra de las resoluciones en contra de la Corona en un clima preelectoral permanente en Cataluña, con la pendiente convocatoria de elecciones aún por llegar. ERC, por su parte, ha optado hasta el momento por cerrar filas en torno a su compañero de filas, Roger Torrent, al defender que lo «importante» es lo que se vota y al recrudecer al mismo tiempo sus críticas contra la Monarquía.