Sobrio tercer aniversario del 17A marcado por las quejas de los familiares de las víctimas y el coronavirus

Illa, Batet, Torra y Colau encabezan un homenaje protagonizado por allegados y afectados, quienes reclaman "saber toda la verdad". La alcaldesa de Barcelona no descarta recuperar la acusación de asesinato contra los tres procesados

El Pla de l’Os de Las Ramblas, el icónico mosaico de Joan Miró donde se detuvo la furgoneta terrorista un jueves de agosto de 2017 tras atropellar mortalmente a 15 personas, ha acogido hoy un sobrio y sencillo homenaje a las víctimas del atentado del 17A en Barcelona. Sin parlamentos, con un minuto de silencio y una breve ofrenda floral marcada por las medidas de distancia del coronavirus, así ha sido el acto en el que han asistido autoridades -miembros del Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento-, supervivientes y allegados de las víctimas.

De hecho, una cincuentena de familiares de fallecidos, heridos y testigos presenciales de los atentados han presidido la ceremonia con claveles blancos en la mano justo donde el terrorista Younes Abouyaaqoub abandonó la furgoneta tras el atropello masivo de Las Ramblas y huyó atravesando el Mercado de la Boqueria para cruzar la ciudad, llegar a Zona Universitaria y apuñalar a Pau Pérez.

El silencio del homenaje sólo ha sido roto por varios gritos y reivindicaciones de algunas voces que han reclamado “saber toda la verdad”, lema de la campaña impulsada por el padre de un niño fallecido en los atentados, cuyo abogado -el diputado de JxCat Jaume Alonso Cuevillas- exige a la Audiencia Nacional que aclare si el imán de Ripoll (Girona) y cerebro de la célula yihadista tenía relación con el CNI, informa Efe.

Justo después de que una alumna del conservatorio del Liceu interpretara al violonchelo “El cant dels Ocells”, representantes de las víctimas han depositado coronas de flores sobre el mosaico, mientras que las autoridades, miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad y otros asistentes al acto han llenado de claveles blancos los maceteros instalados para la ocasión.

A nivel político han asistido al homenaje el presidente de la Generalitat, Quim Torra; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. También También estaban el presidente del Parlament, Roger Torrent; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; los consellers Meritxell Budó, Miquel Buch y Esther Capella, y la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

Y es que el tercer aniversario del 17A llega a las puertas del juicio en la Audiencia Nacional, que debe celebrarse en los próximos meses con una sentencia que se espera antes de agosto del año que viene. En concreto, se sentarán en el banquillo tres personas por su presunta vinculación con la célula terrorista que cometió los atentados de Barcelona y Cambrils -Mohamed Houli Chemlal, se encontraba en la casa de Alcanar cuando explotó el día antes, y Driss Oukabir, cuyo nombre constaba en el alquiler de la furgoneta, mientras que Said Ben Iazza prestó presuntamente un camión frigorífico para transportar material– aunque ninguno de ellos está directamente acusado, ni por la Fiscalía ni por las administraciones que ejercen como acusación -Ayuntamiento de Barcelona o Generalitat- de un delito de asesinato.

Tras el homenaje y en una entrevista en Rac 1, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha abierto la puerta a recuperar acusación de asesinato durante juicio de 17A. “Pensamos que los tres acusados que quedan vivos no estaban en el lugar de los hechos pero eran colaboradores necesarios, y se les acusa de pertenecer a una organización criminal terrorista. Entendemos que, si se estaban preparando para matar, también se les puede acusar de asesinato”, ha explicado la dirigente.

“Hemos apoyado esta acusación que planteaban las víctimas, pero el juzgado ha tumbado todos los recursos y ha caído la acusación. Sin embargo, no descartamos volver a plantear si vemos que hay base durante el juicio oral”, ha agregado Colau.