Vuelta al colegio en Cataluña: grupos de máximo 20 alumnos, mascarilla, temperatura y PCR masivas

La Generalitat realizará cribados en escuelas e institutos con 8.000 pruebas diarias en una primera fase que se elevarán a 20.000 posteriormente

Thumbnail

La Generalitat empieza a trazar la vuelta al colegio a tres semanas del inicio del curso escolar, previsto en Cataluña para el 14 de septiembre. Con el fin de reabrir las aulas “sí o sí”, ha activado una “operación” con un plan de medidas restrictivas para frenar el avance del coronavirus y la posibilidad de rebrotes que afectan también a las escuelas: de momento, recomienda que los “grupos sean lo más reducidos posibles” -Torra ayer fijó el máximo en 20 alumnos-, ordena el uso de mascarilla a partir de Secundaria y en Primaria en zonas con riesgo alto de contagio, hará controles de temperatura y programará entradas “escalonadas” para evitar masificaciones a las puertas de los centros.

Otra de las novedades es el cribado masivo que prepara la Generalitat: en una primera fase se harán 8.000 PCR diarias en escuelas e institutos, que en una segunda se elevará hasta las 20.000 diarias. Las pruebas se harán entre el 15 de septiembre y el 15 de noviembre e incluirán a alumnos, docentes y personal de administración

Así lo han empezado a desgranar este mediodía la titular de Sanidad, Alba Vergés, junto al conseller de Educación, Josep Bargalló y el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon en rueda de prensa desde el Palau de la Generalitat tras una reunión extraodinaria del Ejecutivo. En el encuentro, el gabinete ha aprobado el plan para iniciar el curso escolar 2020-2021, que establece que cada centro tendrá autonomía para adaptarlo a sus características.

Además de planificar entradas y salidas escalonadas, las horas del recreo también lo serán para asegurar que los grupos de convivencia sean lo más reducidos y estables posibles. Sobre las ratios -el número de alumnos por clase y docente-, los grupos de convivencia estables en segundo ciclo de Infantil y Primaria “no serán superiores a los 20 alumnos con carácter general” y en Secundaria se reducirán siempre que sea posible.

De cara al curso que empieza, la voluntad del Departamento de Educación es que las clases en Infantil y Primaria sean “siempre” presenciales por “motivos pedagógicos, emocionales y de socialización”, pero no se cierra la puerta a que a partir de tercero de la ESO pueda haber “presencialidad mixta” si la situación epidemiológica lo requiere.

También se pone el acento en dos factores para prevenir contagios y rebrotes: la distancia y la higiene. Por ejemplo, cuando coincidan dos o más grupos “burbuja” en espacios comunes como el comedor o el recreo, el alumnado deberá mantener en todo momento la distancia de seguridad. Además, está previsto que se incementen notablemente los turnos de limpieza en los centros e incluso se apunta a que las clases en vez de durar una hora se alarguen 50 minutos para poder limpiar y ventilar durante los 10 restantes.