Lorca dispara a Dalí en una máquina recreativa

Casa Seat presenta una mirada diferente al universo creado por el poeta granadino

Una imagen de la máquina recreativa en la que Lorca dispara a Dalí
Una imagen de la máquina recreativa en la que Lorca dispara a DalíCasa Seat

Los clásicos decían que la mejor manera de educar era deleitando. Hoy en día Federico García Lorca es uno de nuestros clásicos y probablemente una de las mejores maneras de acercarse a él sea invitando a la diversión, haciendo que el lector que aún no se ha adentrado en sus páginas conozca su universo de una manera distinta, pero sin olvidar la esencia de sus versos o de los renglones de sus tragedias. Hay tantas lecturas a su obra, como personalísimas fórmulas con las que hacernos nuestra una de las obras más leídas y reconocidas en todo el mundo. Tal vez sea, como decía Luis Rosales, porque Lorca tenía esa habilidad única para ir a la raíz, para saber hablar de lo básico, de nuestros instintos, de lo primario. Otra cosa es cómo exponer ese hecho.

Desde una perspectiva diferente e innovadora, durante estos días Casa Seat y hasta el 5 de septiembre, en el barcelonés Paseo de Gràcia, el mundo lorquiano vuelve a la capital catalana desde una interpretación lúdica e irónica, tomando como eje la dramaturgia del poeta de Fuente Vaqueros. El artista Álex Peña ha sido el encargado de convertir cinco de sus obras -”Bodas de sangre”, “Yerma”, “La casa de Bernarda Alba”, “Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín” y “Así que pasen cinco años”- en máquinas recreativas. Para Peña su intención ha sido visualizar lo que ocurre cuando “un legado artístico se convierte en souvenir y pasa a ser un juego”. Es su manera de exponer “la mercantilización de los iconos artísticos”.

Distribuidas a lo largo de todo el edificio, los visitantes pueden jugar al futbolín con Belisa y Perlimplín en una suerte de jardín deportivo. En otra máquina llamada “La Grúa de Bernarda Alba”, se puede acceder, previo pago de 3 euros, a premios como un abanico firmado por Bernarda y sus hijas, el perfume que llevaría Pepe el Romano o la peineta de Adela, una de las principales protagonistas de la tragedia. En “Bolas de sangre”, se puede acceder a la sangre de dos de los protagonistas de “Bodas de sangre”: Leonardo y el Novio.

No todo está centrado en la obra literaria. También se busca dar visibilidad a las mujeres creadoras de la Generación del 27, como María Teresa León, Josefina de la Torre, Concha Méndez o Marga Gil Roësset, entre otras. En estos recreativos también se tiene la oportunidad de permitir a Lorca que dispare contra Dalí lanzando las castañuelas de la Argentinita mientras que Gala, a lomos de un cisne que surca los cielos de Cadaqués, lanza huevos.

Además de estos recreativos, Casa Seat ha extendido este particular homenaje al poeta granadino con una serie de actividades tanto en sus salas como una biblioteca lorquiana, en la que todo aquel que quiera puede llevarse un ejemplar de alguna de las obras que son citadas en la instalación, una forma de acercar la cultura a la manera de la Barraca, el teatro universitario que dirigió el protagonista junto con Eduardo Ugarte. Por otra parte, el chef Christian Escribà ha sido el encargado de crear un postre inspirado en el poema “Agosto”.

Desde otro punto de vista, en Casa Seat se proyecta una lectura dramatizada que la actriz Clara Segura ha realizado para la ocasión de “Bodas de Sangre”, en un espacio en el que artistas como Flavita Banana o Laura Serrano ofrecen su personal lectura de Lorca con su obra plástica. En Spotify, una fórmula para extender estos recreativos más allá de la sala de exposiciones, se puede escuchar un podcast con un diálogo entre la directora teatral Pepa Gamboa y Laura García Lorca, sobrina del poeta.