Actualidad

Despiden a las dos trabajadoras que vejaron a una anciana en una residencia

La Fiscalía Superior abre una investigación por la "innegable gravedad objetiva" de los hechos

La residencia Mossèn Homs de Terrassa, de titularidad pública y por lo tanto gestionada por la Generalitat, ha despedido a las dos trabajadoras que se grabaron en un vídeo difundido en la redes sociales vejando a una anciana postrada en una cama. Una de las primeras reacciones llegó desde la propia conselleria de Asuntos Sociales, que abrió un expediente al centro. Unos días más tarde, la Fiscalía Superior de Cataluña ha anunciado que investiga los hechos.

Fuentes de la conselleria han confirmado que ambas trabajadoras firmaron el lunes su renuncia, mientras que desde el geriátrico han declinado hacer comentarios al respecto.

En el vídeo se ve a una joven cuidadora que está intentando dar de comer a la anciana, a la que llama por su nombre, Elisa, y le dice: “Va, abre la puta boca ya, hombre, vieja cascarrabias”.

Mientras otra de las cuidadoras se ríe de la situación, con la mascarilla medio caída, la que está intentando dar de comer a la anciana se dirige a la cámara que filma y asegura: “Yo no soy así, que conste, pero me saca de quicio”.

A continuación, la joven cuidadora vuelve a dirigirse a la anciana a la que le grita: “¡Elisa, la pastilla! ¿No entiendes que te la tienes que tomar? ¿No lo entiendes?”.

Mientras su compañera no deja de reír, la cuidadora termina gritando: "¡Mira! ¿Sabes qué? Si no te la quieres tomar, no te la tomes. Si te duele de los pies a la cabeza te vas a joder, ¡hombre ya, la puta pastilla!", mientras se ve como la cuidadora arroja la pastilla supuestamente a una papelera.

La autora de la grabación subió ayer un vídeo a su cuenta de Instagram en el que pidió disculpas "a todos los familiares que se han podido ver afectados y a la demás gente".

"No vengo a justificarme de nada, simplemente vengo a decir que voy a asumir las consecuencias, que soy consciente del acto que hemos hecho y lo reconozco", ha indicado.

La autora del vídeo ha agregado que “a nivel personal” ha tomado la decisión “de temporalmente” cerrar su cuenta de Instagram hasta que se vea “capaz de subir un vídeo en mejores condiciones”.

Por su parte, la Fiscalía Superior ha incoado diligencias de investigación para que se investigue un presunto maltrato por parte de las dos trabajadoras.

En un texto, la Fiscalía señala que los hechos relatados en las informaciones publicadas resultan de “innegable gravedad objetiva” y pueden ser constitutivos de delito contra la integridad moral y contra la intimidad, de descubrimiento y relevación de secretos, por lo que justifica la apertura de diligencias.

Ha comisionado a los Mossos d’Esquadra a practicar las averiguaciones correspondientes para acreditar los hechos denunciados, recabando las actuaciones seguidas por los departamentos de Salud y Trabajo, Asuntos Sociales y Familias y la comisaría de Terrassa.