Esquerra mantiene la puerta cerrada al apoyo a los presupuestos del Estado

Exige un «cambio de actitud» a Pedro Sánchez: los republicanos consideran «imprescindible» que se retome la mesa de diálogo con el Gobierno

GRAFCAT657 Sant Joan de Vilatorrada (BARCELONA), 14/8/2020.- El vicepresidente del Govern de la Generalitat y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, atiende a los medios de comunicación tras visitar este mediodía al líder de su partido, Oriol Junqueras en la prisión de Lledoners. EFE/ Susanna SaezSusanna SaezEFE

El incumplimiento del Gobierno con la mesa de diálogo con la Generalitat ha abierto una grieta entre Esquerra y la Moncloa que parece difícil que pueda subsanarse de inmediato para, entre otras cosas, acercar posturas entre ambas partes y poder alcanzar un acuerdo de presupuestos. De hecho, según explican desde las filas republicanas y, como ya adelantó este diario, ERC mantiene la puerta cerrada a la negociación de las cuentas, algo que, ya de entrada, se antojaba complicado teniendo en cuenta también el contexto político al que se dirige Cataluña, con unas elecciones en un horizonte muy cercano –podrían ser el 15 de noviembre, aunque están a expensas de la evolución del coronavirus, que ha vuelto a empeorar en las últimas semanas–.

Si bien, postergar la convocatoria de la mesa de diálogo se ha convertido en determinante y ha deteriorado unas relaciones que ya iniciaron su declive a raíz de la gestión de la crisis del coronavirus de Pedro Sánchez. El foro de negociación entre Gobierno y Generalitat tenía que haberse retomado en julio –así se comprometió Sánchez con Esquerra tras apoyar la última prórroga del estado de alarma–, pero se ha ido aplazando en medio de un complicado clima político –por las circunstancias sanitarias, pero también por la guerra entre ERC y JxCat, que no ha dudado en boicotear la mesa siempre que ha podido, y el Gobierno ha preferido ver los toros desde la barrera–.

En este sentido, y descartado, por ahora, un apoyo a los presupuestos, los republicanos reclaman un «cambio de actitud» a Sánchez y sitúan como «imprescindible» la convocatoria de la mesa de diálogo. Y es que el foro de negociación se ha erigido en el icono de la vía pactista que ha abrazado Esquerra: sin una nueva foto y visto el balance hasta ahora –se han reunido tan solo una vez, en febrero, y no ha habido avances–, se puede convertir en un arma para JxCat –que apuesta por la «confrontación inteligente»– con la que atacar en la campaña electoral.

Sánchez ha convocado a Esquerra para el 3 de septiembre en su ronda de contactos con la oposición para hacer frente a los próximos meses. El partido de Oriol Junqueras viajó del bloque de la investidura al bloque del «no» durante el estado de alarma y ahora parece que se ha instalado ahí en la medida que el Gobierno también ha establecido una alianza con Ciudadanos que tiene visos de estabilizarse y confirmarse con los presupuestos.