El PDeCAT estalla y denuncia una “purga política” para “hacer desaparecer” el partido de las instituciones

El portavoz Marc Solsona critica con dureza el cese de la ya exconsejera Àngels Chacón, la única en el Govern que conservaba el carné de la formación

El curso político ha empezado de la forma más convulsa posible para el PDeCAT. El partido alumbrado hace cuatro años para recoger el testigo de la extinta Convergència -acosada por los presuntos casos de corrupción del 3%- ha sufrido la escición de Carles Puigdemont y su entorno con Junts y la fuga de decenas de dirigentes al proyecto político del expresident. Los últimos en romper el carné han sido los propios consejeros Meritxel Budó, Damià Calvet, el mismo Miquel Buch y Jordi Puigneró. Sólo lo ha mantenido Àngels Chacón, hasta hoy titular de la cartera de Empresa y una de las grandes perjudicadas por la remodelación exprés del Govern emprendida por Quim Torra.

La maniobra, de marcado significado político, “ha borrado” al partido heredero de Convergència -ahora en manos de Bonvehí- del Ejecutivo catalán en favor del proyecto personalista de Puigdemont y ha provocado el enfado del PDeCAT. Tras una reunión de la cúpula directiva convocada esta tarde de urgencia, el portavoz de la formación, Marc Solsona, ha denunciado abiertamente una “purga política” para “hacer desaparecer” al partido de las instituciones y ha vinculado el cese de Chacón al goteo de bajas internas para sumarse a Puigdemont.

“Este cese sólo lo podemos entender por motivos políticos, por motivos de militancia”, ha asegurado antes de confirmar que Torra no ha comunicado a David Bonvehí los cambios. “¿Sabemos por qué se ha cesado a Chacón? Nosotros no”, ha lanzado. El partido convocará los próximos días un cónclave con sus diputados en el Parlament y el Congreso para planificar el curso político, aunque Solsona ha evitado concretar si podrían tomar medidas. Sí que ha dicho que se actuará con “responsabilidad”.