Esquerra veta al PDeCat de un acuerdo de presupuestos con el Gobierno

Los republicanos sostienen que es un partido de centroderecha y defienden una mayoría de izquierdas

La mano tendida de Pedro Sánchez al PDeCat para negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) ha recibido un rechazo inmediato de Esquerra. La portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, ha vetado esta mañana al partido heredero de Convergència en un posible acuerdo para las cuentas públicas ya que considera que es una formación de centroderecha y las actuales circunstancias requieren de políticas públicas de izquierdas.

“Esquerra no irá de la mano de PDeCat o JxCat a negociar nada con el gobierno porque son partidos de centroderecha”, ha asegurado Vilalta, que también ha reconocido las “contradicciones” que genera la cohabitación en el propio Govern de la Generalitat de Cataluña. “Estamos gobernando porque compartimos un objetivo común que es conseguir la independencia, pero representamos proyectos ideológicos diferentes y no pasa nada”, ha dicho. Los republicanos plantean una salida de izquierdas a la crisis del coronavirus y favorecer la resolución de la crisis política en Cataluña como condiciones para negociar los presupuestos.

“Nosotros, como Esquerra, estaremos dispuestos a hablar con todo el mundo para ser útiles a la gente. Ahora, como comprenderán, Esquerra no puede estar en un proyecto de presupuestos que pueda virar hacia la derecha y que, por tanto, busque alianzas de salida neoliberales a la crisis de la pandemia. Nos encontrarán en un escenario de salida progresista, que pueda ayudar a través de la inversión en la ciudadanía”, ha asegurado Vilalta.

Asimismo, Vilalta también ha reclamado la reactivación de la mesa de diálogo, pero ha advertido de que su partido no se conformará con una foto, como en el primer encuentro, y ha exigido que haya un trabajo previo entre la delegación del Gobierno y la de la Generalitat para fijar un orden del día. “Debemos pasar de la foto a los avances para encontrar una solución al conflicto”, ha dicho Vilalta, que considera “positivo” que se marque ya una fecha. Pedro Sánchez tiene previsto llamar a Quim Torra esta semana para abordar el foro de negociación.

“No queremos escuchar excusas ni culpables”, ha advertido Vilalta, en alusión a los argumentos que ha ido dando tanto Torra y JxCat como al Gobierno para alejar la reactivación de la mesa de diálogo. “Tenemos en nuestras manos aprovechar la oportunidad y ponernos de acuerdo para fijar la fecha, convocar la mesa, un orden del día y aportar propuestas”, ha afirmado. En este sentido, ha asegurado que la propuesta del independentismo es el referéndum de autodeterminación y la amnistía y esperan la oferta del Gobierno, pero ha considerado que la próxima reunión podría servir para desvelarla y saber cuál es el punto de partida. “Es responsabilidad de todos que se pueda convocar la mesa”, ha avisado, en referencia a Torra y a Sánchez.

Vilalta ha explicado que el instrumento más “útil” para resolver la crisis política catalana es un referéndum, pero si se niega sistemáticamente, ha advertido que se abriría el camino de la unilateralidad porque “no se puede esperar toda la vida” al Estado. “Debemos intentar todavía forzar al Estado a negociar el referéndum y prepararnos para ejercer la unilateralidad si es imposible el escenario acordado”, ha agregado.

“Prepararnos significa sumar y fortalecernos. Ahora mismo no se dan las condiciones para ejercer la unilateralidad si queremos ganar”, ha planteado y ha detallado que el independentismo se debe reforzar sumando más del 50 por ciento de los votos en las próximas elecciones o penetrando en sectores sociales donde es minoritario.