El Govern no asistirá a las concentraciones de la ANC para la Diada

Blinda el “derecho a manifestación”, aunque alerta de los encuentros que se produzcan antes y después de las marchas. A nivel institucional, la Generalitat solo participará en una ofrenda floral

Ningún miembro del Ejecutivo de Quim Torra asistirá a las manifestaciones independentistas convocadas por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) para la Diada. Así lo ha confirmado este mediodía la portavoz del Ejecutivo, Meritxell Budó, en rueda de prensa tras la reunión semanal del gabinete. Eso sí, la Generalitat blinda el “derecho a manifestación” y exime el 11-S de las severas restricciones derivadas de la crisis sanitaria por el coronavirus.

En este contexto, Budó ha querido lanzar un aviso y ha pedido extremar las precauciones a la ciudadanía coincidiendo con el centenar de movilizaciones previstas en toda la geografía catalana. De hecho, la consejera de Presidència ha alertado de que le preocupa “el pre y el post” de las concentraciones, es decir, los desplazamientos y los posibles encuentros que se produzcan después de las concentraciones. “Es importante que vayan, asistan a la manifestación y se marchen a su casa”, ha reclamado insistiendo en pedir la “mínima actividad social” posible para evitar contagios. “Como miembros del Govern, buscaremos fórmulas alternativas como la presencia en los balcones, y no habrá asistencia física”, ha anunciado Budó.

Así, la Generalitat limitará sus actos a la tradicional ofrenda floral al monumento de Rafael Casanova en el centro de la capital catalana con una “mínima dotación”, ya que solo participarán el presidente, Quim Torra, el vicepresidente, Pere Aragonès, y la propia Meritxell Budó.