Torra exige al Rey y a Pedro Sánchez que se disculpen por el fusilamiento de Companys

En el tradicional discurso por la Diada, llama a “persistir” para conseguir la independencia de Cataluña

Quim Torra ha pedido hoy al Rey Felipe VI y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que, con motivo del 80 aniversario del fusilamiento del expresidente de la Generalitat, Lluís Companys, se disculpen públicamente en un acto solemne. En el tradicional discurso en la víspera de la Diada, Torra ha recordado que Alemania y Francia asumieron la responsabilidad por la detención y deportación de Companys en 2008; mientras que, en 2017, el Parlament anuló el consejo de guerra que acordó la ejecución el 15 de octubre de 1940. El Gobierno, en diciembre de 2018 en un Consejo de Ministros celebrado en Barcelona, aprobó una declaración de condena y tiene previsto dar luz el próximo martes al proyecto de Ley de Memoria Histórica, que incluirá la anulación del juicio a Companys.

El presidente de la Generalitat también ha pedido que se haga extensiva la disculpa a «todos los miles de muertos catalanes en el exilio, en los campos nazis de concentración o en las prisiones catalanas». Torra se ha agarrado a episodios trágicos del pasado para subrayar que la historia de Cataluña «no ha sido fácil», cargando contra la calidad democrática de España, y ha desembocado en la situación actual marcada por el desafío al Estado. «Nuestra historia es un combate persistente por la esperanza. Lo ha sido también en estos casi tres años desde el referéndum del primero de octubre ante toda la represión que ha descargado el Estado contra demócratas pacíficos», ha agregado. «Lo ha sido al lado de los presos políticos y los exiliados, que sufren todavía hoy una persecución política propia de un estado autoritario y vengativo», ha continuado. En este sentido, ha asegurado que el independentismo va a «persistir» hasta lograr la ruptura con España.

También ha tenido palabras para el coronavirus y ha avisado que quedan tiempos todavía de «más esfuerzos y sacrificios». Si bien, pese a ello y los avisos de los médicos, el independentismo volverá a echarse mañana a la calle como es habitual cada 11 de septiembre. La Asamblea Nacional Catalana, bajo el aval de la Generalitat, ha seguido adelante con su previsión y celebrará mañana por la tarde –entre las 16.30 y las 19 horas– una manifestación descentralizada, que se desarrollará en 107 puntos repartidos por 82 municipios y que concentrará a 48.000 personas.

Los puntos escogidos para las protestas serán edificios de titularidad estatal –Agencia Tributaria, Servicio Público de Empleo Estatal, Renfe, juzgados o Seguridad Social–, entre los cuales destacan la estación de Sants o la estación de Ave de Girona, lugares que, de forma recurrente, han sido tomados y colapsados por el independentismo. Si bien, el riesgo de descontrol podría producirse un poco más tarde, a partir de las 19.30 horas, cuando los CDR han convocado una protesta en Barcelona –en Arc de Triomf– bajo el lema «Sentenciémoslos» y con una fotografía en la que aparecen quemas de contenedores.

El Govern, sin embargo, en una muestra prudencia por las circunstancias sanitarias ha plantado a la ANC y no participará en ninguna concentración.