Esquerra apela a la mayoría de la investidura de Sánchez para entrar a negociar los presupuestos

Los republicanos aseguran que, de momento, no ha habido ningún avance

Esquerra parece que empieza a replantearse su “no” rotundo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Los republicanos siguen lejos de Pedro Sánchez todavía, pero, poco a poco, han ido introduciendo una serie de condiciones que invitan a pensar en un giro con respecto a las cuentas públicas: por un lado, está la reactivación de la mesa de diálogo -algo que ya está en marcha porque el Gobierno está trabajando con la Generalitat orden del día y fecha-; por otro lado, está las alianzas que trabe el Gobierno. En este sentido, Esquerra ha apelado hoy a la mayoría de la investidura como vía para entrar a negociar los presupuestos.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha advertido de que unos presupuestos del Estado “no se pueden negociar con Ciudadanos y Esquerra a la vez” porque, según sostiene, representan “proyectos antagónicos”. “Les emplazamos a que lo que podría tener sentido es poder trabajar la mayoría de la investidura, que era netamente progresista, de izquierdas y, sobre todo, comprometida con resolver democráticamente el conflicto. Entendíamos que este era el marco y ecosistema que podría hacer que Esquerra entrase a negociar unos presupuestos. Nos remitimos estas mayorías”, ha advertido Vilalta, que también ha especificado que no ha habido avances en los últimos días.

Donde tampoco ha habido avances en los últimos días es con respecto al futuro de la legislatura en Cataluña. Los republicanos pretenden alcanzar un acuerdo con las fuerzas independentistas para plantear una respuesta de consenso a la previsible inhabilitación de Quim Torra, que está citado ante el Tribunal Supremo el próximo jueves. Si bien, de momento, han chocado con la voluntad tanto del president como de JxCat de decidir por su propia cuenta qué hacer.

En este sentido, las posiciones están enconadas. JxCat apuesta por dejar correr la legislatura tras la inhabilitación de Torra y dejar un Govern en funciones. ERC prefiere dar la palabra a la ciudadanía -evita hacer mención de las elecciones- para evitar que sea el Tribunal Supremo quien marque el calendario electoral y destituya presidents. La CUP aboga por pactar una fecha para las elecciones y que Torra ejerza como president simbólico.

En este marco, Vilalta ha pedido volcar esfuerzos en las próximas horas para que, entre los tres partidos, se pueda pactar una respuesta al TS y así poder anunciarla entre el miércoles y el viernes, durante el Debate de Política General, pleno en el Parlament que da inicio al curso político en Cataluña, aunque, en esta ocasión, servirá para poner rumbo hacia las elecciones.