La prolongación de los ERTE y de las ayudas, protagonistas de la cumbre de Foment del Treball

Yolanda Días y Luis de Guindos entre los principales ponentes en las jornadas celebradas en Barcelona

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pidió ante el empresariado catalán “un esfuerzo más” y ha asegurado que se van mantener los ERTE “siempre que sea necesario” y que su intención es dar “certezas y tranquilidad” a las empresas. La suya fue una de las ponencias más esperadas dentro de las jornadas organizadas por la patronal catalana Foment del Treball bajo el título “Mirando a Europa". Durante su intervención, Díaz reiteró que no tiene sentido hacer un despliegue de recursos como el que se ha hecho con los ERTE para “en el momento más delicado (...) dejarlos caer”.

“Les pido que hagamos un esfuerzo más, que se sientan acompañados”, defendió la ministra mientras las negociaciones entre patronal, sindicatos y Gobierno para fijar las condiciones de los ERTE más allá del 30 de septiembre parecen haber encallado con dos puntos de bloqueo: que la ampliación se haga solo con criterios sectoriales y el esquema de bonificaciones. La ministra detalló que en Cataluña, donde llegaron a estar casi 700.000 trabajadores en un ERTE, el 75 % de esos empleados ya han retornado a su actividad y siguen trabajando.

En el mismo foro, el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, señaló que el sistema bancario “necesita reducir costes, mejorar eficiencia y eliminar exceso de capacidad” y que la consolidación es una “palanca útil para llevar a cabo los ajustes necesarios” en el sistema bancario europeo. De Guindos declinó valorar la fusión de Caixabank y Bankia, pero hizo un llamamiento a la consolidación, como instrumento para hacer frente a esa necesidad de ajustes.

“La consolidación no es una finalidad en sí mismo, es un instrumento que puede ser útil para eliminar exceso de capacidad, para mejorar eficiencia, para reducir costes y para elevar una rentabilidad muy reducida del sistema bancario y que se concreta en valoraciones muy inferiores que existen en otros sistemas bancarios y otras jurisdicciones en el mundo y que tiene implicaciones”, argumentó.

En las jornadas también se contó con la participación del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien insistió en que la política económica debe ser más “quirúrgica” en esta fase de la recuperación, con medidas más afinadas que deberían centrarse en las empresas viables y que permitieran al mismo tiempo los ajustes estructurales que sean necesarios.

“Se están generando cambios estructurales y hay que permitir que el tejido productivo los acomode adecuadamente”, afirmó. En este sentido, incidió en que las ayudas a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) deben adaptarse a una situación en la que no todos los sectores ni todas las empresas se han visto afectados de la misma manera, de forma que se permitan otros mecanismos de flexibilidad laboral a las empresas que perciban que sus problemas no son temporales.

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, también intervino en el acto y pidió al Gobierno la prolongación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), de los estímulos económicos y la elaboración de planes de choque para los sectores más afectados por la crisis con el objetivo de salvar empleos y empresas. “Si no es así, la recuperación va a ser mucho más difícil”, dijo Sánchez Llibre.

“Tenemos problemas muy importantes”, apuntó el presidente de Foment, por lo que apostó por dejar de lado la “estigmatización del déficit público” y por poner encima de la mesa todos los recursos necesarios para afrontar esta “situación excepcional de la economía” por el impacto de la COVID-19, en una coyuntura en la que muchos sectores “han perdido el año”.