Ramon Gener: «Bethoven fue el primer músico que se convirtió en un genio»

El músico y escritor firma una muy personal aproximación al gran genio alemán, un maestro incomparable

Ramon GenerFoto: Penguin Random House

El divulgador cultural Ramon Gener nunca ha ocultado su fascinación por Ludwig Van Beethoven. Ahora, con motivo del 250 aniversario del inmortal compositor, publica un libro, «Beethoven, un músic sobre un mar de núvols», editado en catalán y castellano por Random Comics y con ilustraciones de Fernando Vicente, donde nos introduce en la vida y la obra de uno de los grandes autores de todos los tiempos.

–¿Por qué Beethoven es el más grande?

–¿Cómo resumir esto en un momento? Es el primer músico que consigue el estatus de genio, de artista. Es decir, la sociedad que lo rodea lo reconoce como un genio. Antes había otros compositores como Bach o Mozart que naturalmente eran geniales, pero la sociedad no los reconocía como tales. Beethoven será el primero. Y eso pasa en Viena a principios del siglo XIX cuando un grupo de aristócratas firman con él un contrato en el que se dice que como él es un genio, a partir de ese momento le pagarán una renta vitalicia hasta el día que se muere. Así podrá escribir lo que quiera, como quiera, cuando quiera y, lo más importante de todo, si quiere. A él le toca vivir en un mundo nuevo que no existía. En el libro hablo de momentos que habría valido la pena vivir como el descubrimiento del fuego, la invención de la rueda, la guerra de Troya y otros. Pues uno de estos momentos sería el 14 de julio de 1789, la toma de la Bastilla. Después de la Revolución Francesa hay un mundo nuevo y las circunstancias de Beethoven, su genialidad y ese mundo hacen que él sea más especial que los otros.

–Llama la atención, por ejemplo, que en un primer momento su encuentro con Mozart no fuera bien.

–Gente que era virtuosa en ese tiempo había muchísima. Muchos iban a ver a Mozart para que él quedara maravillado con ellos. Cuando aquel joven Beethoven viaja a Viena para tocar para él, en un principio Mozart le dice que sí, que toca muy bien, pero ¿y qué? Es entonces cuando Beethoven le pide que le dé un tema, el que quiera. Así lo hace y comienza a realizar todo tipo de variaciones infinitas sobre ese tema que le ha dado Mozart. Eso hace que se sorprenda y Mozart diga a los que estaban en la habitación de al lado: «Estad atentos porque se hablará de este chico».

–Beethoven también fue un niño prodigio.

–Es algo que la gente no sabe. Fue como Mozart. El padre le cambió la fecha de nacimiento a Beethoven para que fuera más joven, para poder vender su hijo al igual que hacía el padre de Mozart. Durante muchos años Beethoven estuvo equivocado sobre su edad porque su padre lo tuvo engañado para decir: «Mi hijo es tan prematuro como Mozart».

–¿Su libro es una biografía?

–Lo es, pero con muchas comillas. Si quieres una biografía de Beethoven hay unas 10.000, desde el XIX hasta hoy y todas cambian mucho. Esto más que una biografía es una aproximación a su figura para todos aquellos que tengan una inquietud por saber quién era este hombre, qué es lo que hacía, por qué era tan importante. Todo ello desde mi punto de vista personal de friqui y fan absoluto.

–¿Es necesario Beethoven en este mundo pandémico?

–Beethoven decía que la música era la más grande de las filosofías. La música no era algo para pasar el rato. Él tenía la total conciencia de que su música debía decir cosas fundamentales del hombre. Por eso se identifica tanto al principio con Napoléon y con los ideales de la Revolución Francesa y quiere que su obra sea un mensaje de paz, hermandad e igualdad. A finales del XVIII sabe positivamente que si él habla de eso, su música será siempre esencial. En el siglo XXI con la pandemia, temas como la hermandad, la igualdad, la fraternidad son exactamente tan actuales como lo fueron en su momento.

–Napoleón lo traicionó.

–Se sintió profundamente traicionado por Napoleón cuando se entera que se ha coronado como emperador. Es entonces cuando pronuncia la famosa frase «así que él no era más que un hombre como lo es el resto y ahora usará su poder para corromperlo todo como hicieron los demás». Cuando eso ocurre, en el momento en el que trabaja en la Tercera Sinfonía, toma la decisión drástica de convertirse en el héroe de su propia música.