Entra en vigor la prohibición de las reuniones públicas y privadas de más de 6 personas

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, señala que “nos tenemos que concienciar”

La limitación de reuniones de un máximo de 6 personas en el ámbito público y privado para frenar los contagios de coronavirus ha entrado en vigor el sábado 26 de septiembre, tras publicarse en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc).

No se consideran incluidas en esta prohibición las actividades docentes, laborales, de culto, actos religiosos, servicios religiosos, transporte público, derecho de manifestación y actividades con protocolo sectorial como culturales y deportivas.

Además, en las reuniones que concentren hasta seis personas en espacios públicos no se permite el consumo de alimentos ni bebidas.

La resolución se publica al día siguiente de que el Juzgado de la Sala Contenciosa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ratificara en un auto la medida de la Generalitat.

Según el auto, la propuesta del Govern se justifica en un informe del director de la Agència Catalana de la Salut, que constata que el ámbito donde se ha producido un mayor número de brotes y casos de Covid-19 continua siendo el ámbito familiar y social, representado un 61,6% de los brotes activos y más de un 50% de los casos.

Para el TSJC, el Govern explica “razonadamente” la necesidad de esta restricción, ajusta las actividades a las que se aplica, así como su ámbito territorial en base a la naturaleza del riesgo, y limita la duración máxima, en principio a 15 días, lo que justifica su ratificación.

Además, el TSJC también ha avalado las medidas contra el brote de Covid propuestas en Reus (Tarragona), que recomiendan que la población permanezca en su domicilio y solo salga para ir a trabajar y otras actividades esenciales, y limitar el número de personas del grupo de convivencia habitual, entre otras.

El comité de dirección del Plan Procicat aprobó el miércoles la propuesta de las consellerias de Salud e Interior de limitar las reuniones sociales a un máximo de seis personas en toda Cataluña, y no a diez como hasta ahora.

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad ciudadana tras la nueva restricción. “Nos tenemos que concienciar todos para evitar llegar a restricciones mucho más grandes que serían muy desagradables”.

Ha dicho que las sanciones por incumplimiento de la nueva restricción “no tienen una intención recaudatoria sino disuasoria y de concienciación, que seamos capaces de ver que tenemos que hacerlo para evitar llegar a otro estado de alarma con una restricción total de los derechos fundamentales”.

Aunque ha advertido de posibles cierres perimetrales si se detectan focos en algunas zonas, ha pedido que no se considere a la nueva limitación como algo negativo, ya que “es mejor cerrar 15 días una pequeña zona que cerrar tres meses toda Cataluña”.