Este es el sueldo que cobrará Quim Torra como expresident pese a su inhabilitación

Tendrá derecho a percibir una retribución mensual y una pensión vitalicia, además de una oficina con personal a su servicio

Pese a la inhabilitación como presidente de la Generalitat, Quim Torra podrá seguir cobrando de las arcas públicas. Cataluña dispone de una Ley que regula el estatuto de los expresidentes de la Generalitat, aprobada el 22 de abril de 2003, poco antes de que Jordi Pujol se retirara. Al amparo de esta norma, Torra tiene derecho a percibir una asignación mensual, además de disponer de su propia oficina con tres personas a su servicio; una dotación presupuestaria para gastos; un automóvil de representación con chófer; y los servicios de seguridad necesarios.

La retribución que percibiría, según marca la propia Ley, sería el 80% de la retribución del presidente en ejercicio: es decir, sería de 122.000 euros -el president cobra ahora 153.235 euros al año-. Si bien, la propia norma también marca un límite temporal para percibir este sueldo: tendría derecho únicamente durante un periodo equivalente a la mitad del tiempo que ha estado en el cargo -ha estado 28 meses, por tanto, serían 14 meses- o, como mínimo, una legislatura -es decir, la siguiente-.

Si bien, volverá a percibir sueldo público una vez cumpla los 65 años -este año cumple 58 años-: en ese caso será la pensión vitalicia, que consiste en una asignación igual al 60% de la retribución que corresponde al ejercicio del presidente. Es más difícil de calcular porque puede haber cambios de aquí a siete años, pero, tomando como referencia la retribución actual, estaría en 92.000 euros anuales.

Todos los expresidents, salvo Pujol -que renunció a ello en 2014 tras confesar que ocultaba dinero en el extranjero-, han accedido a estos derechos regulados en la Ley. Por ejemplo, Artur Mas, también inhabilitado por el 9-N, percibió 111.000 euros anuales hasta principios de este año, cuando cumplió el plazo. Al tener 64 años, todavía le quedan unos meses para acceder a la pensión vitalicia -en enero cumple los 65-. El año pasado, la oficina de Mas costó 30.221,86 euros; la del expresident Pasqual Maragall gastó 23.345,27 euros; y, la del expresident José Montilla, 43.954,86 euros. La oficina de Carles Puigdemont gastó 41.134,32 euros en 2019, sin tener en cuenta gastos de personas, seguridad o mantenimiento de la oficina, que corren a cargo de la conselleria de Presidencia.