Los cribados en los colegios para detectar asintomáticos arrancan y se amplían a los padres

Los primeros test en Manlleu encuentran un 5% de casos asintomáticos en las aulas. Salut hará test serológicos a los positivos asintomáticos para confirmar si tienen anticuerpos y pasaron la covid con el fin de evitar la cuarentena del grupo

Con el propósito de detectar casos asintomáticos y evitar que el virus se propague, esta mañana han empezado los cribados masivos en las escuelas. Tal y como estaba previsto, las unidades móviles se han desplazado a los centros elegidos para testar a alumnos y profesores: la Escuela Barrufet, en el barrio de Sants de Barcelona, y el colegio Joaquim Ruyra y el Instituto Eduard Fontseré, en L’Hospitalet de Llobregat. Antes, los niños, en sus respectivas aulas, han visto el vídeo que ha grabado Alicia Gámiz, enfermera pediátrica del CAP Adrià donde explica en qué consiste la prueba PCR. Para que los más pequeños no se asusten, en el vídeo, esta enfermera cuenta que los sanitarios se disfrazan de astronautas y que la prueba consiste en introducir la punta de un bastoncito en la nariz cinco segundos por cada fosa nasal. Les cuenta también que les puede hacer cosquillas o que les entre ganas de toser. En este caso, los niños ya saben que deben taparse la boca con el codo, es un hábito que aprendieron ya en febrero, antes de confinarse. Además de esta charla, en la Escuela Barrufet, los tutores se han hecho el test primero para demostrar a los niños que no tienen que tener miedo. “Sólo se ha escuchado un lloro aislado”, ha admitido el director general de Centros Públicos y presidente del Consorcio de Educación, Josep González-Cambray, que ha visitado la Escola Barrufet junto al subdirector general de Vigilancia y Respuesta a Emergencia de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Jacobo Mendioroz, y la gerente de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Carme Borrell. Mendioroz ha explicado que las pruebas que se hacen en las escuelas son menos invasivas y menos dolorosas que la PCR clásica que se hace en los centros de atención primaria. “Los cribajes en las escuelas buscan casos asintomáticos y se pueden hacer con una técnica de recogida de muestra menos invasiva”, ha dicho.

En el cribado que se hizo en la escuela Puig Agut de Manlleu, dentro de la estrategia de cribados masivos que se realizó en este territorio, donde se disparó la curva epidemiológica, se detectó un 5% de casos asintomáticos: 13 alumnos y dos trabajadores del personal de la limpieza. En este centro, el 80% de las familias participaron en el cribaje. Y a los niños que dieron positivo en la PCR también se les hizo el test serológico para confirmar si la presencia del virus podía ser de una infección antigua. En uno de los casos fue así y no hizo falta confinar a su grupo pues el niño no puede contagiar ni contagiarse. Mendioroz explicó que extenderán esta estrategia para evitar cuarentenas. A día de hoy, hay 1.114 grupos confinados de 77.000, una cifra que se traduce en 26.240 personas confinadas y 2.373 positivos. Hay dos centros totalmente cerrados, ambas escuelas infantiles, en Almenar (Segrià) y L’Hospitalet.

De los 468 test que se han hecho esta mañana en la Escola Barrufet -404 a alumnos y 64 a profesores-, un 10 por ciento de las familias no ha querido hacer el test a sus hijos. En L’Hospitalet se han hecho 460 test en la Escuela Joaquim Ruyra y 340 en el Instituto Eduard Fontseré. Pero en los próximos días, estos test se extenderán a los 12 centros escolares del barrio de La Florida, que incluye concertados y guarderías, una zona muy densa donde está costando revertir la curva. En este barrio se harán 5.000 test. Mañana tendrán los primeros resultados de estos cribados que además de detectar casos asintomáticos, quieren comprobar si el comportamiento del virus en los centros escolares es diferente y refleja la situación del entorno donde se encuentra. Para ello, las pruebas se extenderán a las familias. Serán voluntarias. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha avanzado que aparcarán los autobuses que se utilizan para donar sangre en las escuelas para que los padres se animen a hacerse la prueba PCR.

Hasta el 23 de octubre se harán los primeros 20.000 test de los 500.000 que hay previsto hacer hasta noviembre.