La Oficina Antifraude ha recibido 18 denuncias relacionadas con la pandemia

Mantiene 4 abiertas mientras deriva la mayoría por falta de competencias

La Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) ha recibido 18 denuncias relacionadas con la pandemia desde el 13 de marzo hasta el 15 de septiembre, y en el mismo periodo ha abierto de oficio dos investigaciones sobre situaciones derivadas de la Covid-19.

Lo ha explicado el director de la OAC, Miguel Ángel Gimeno, en rueda de prensa en el Parlament después de presentar las memorias de 2018 y 2019 en la Comisión de Asuntos Institucionales de la Cámara.

De estas 18 denuncias, la mayoría estaban fuera de las competencias de Antifraude, y fueron enviadas a Mossos d’Esquadra, Guardia Civil, la Agencia Catalana de Consumo, la Conselleria de Salud, o el órgano competente en cada caso.

Antifraude mantiene a finales de septiembre cuatro investigaciones relacionadas con los efectos del coronavirus, dos de ellas en la primera fase para estudiar la verosimilitud de la denuncia.

Gimeno ha explicado que han recibido denuncias sobre incumplimientos de restricciones por el estado de alarma y de medidas como llevar la mascarilla, sobre compraventa de material sanitario y relacionadas con las residencias de ancianos, que centralizó la Fiscalía.

Sí han sido competencia de Antifraude las denunciadas que afectan a la Administración, entre ellas las relativas a “contratos sin medidas de prevención”, si bien Gimeno ha explicado que fueron la menor parte.

Gimeno ha señalado que, ante la emergencia sanitaria, el volumen y el ritmo de gasto de la Administración ha crecido, por lo que ha insistido en que “es importante saber en qué se gasta el dinero, no solo para poder controlar posibles fraudes sino especialmente para saber si se gastan bien”.

En este sentido, ha contado que Antifraude pidió al Parlament crear un mecanismo para que todos los organismos dedicados al control del gasto pudieran hacer un seguimiento durante la emergencia: “Si hay un rebrote, sepamos exactamente qué hemos hecho bien o mal. No estoy hablando de sanidad, estoy hablando de gasto”.

En cuanto al balance de los últimos dos años, Gimeno ha resaltado que la Oficina Antifraude ofreció formación a más de 800 personas durante 2019.

Considera que su organismo ha “recuperado la confianza del ciudadano, porque el incremento de denuncias es notable”, superando las 260 el año pasado.

Valora que hay “mayor eficiencia en la gestión” pese a algunos retrasos en las denuncias más complejas, por lo que ha reiterado su petición para aumentar el presupuesto de Antifraude.