Puigdemont y Torra, expresidents que se embolsan más de 100.000 euros anuales: ¿Quién cobra más?

Ambos dirigentes políticos continúan percibiendo importantes sueldos de las arcas públicas

Apartados por la Justicia de las instituciones catalanas, pero cobrando sueldos “cienmileuristas” de las arcas públicas aún. ¿Quién cobra más: Carles Puigdemont o Quim Torra? El primero, tras fugarse de la Justicia española e instalarse en Bélgica, ha continuado percibiendo sueldos públicos como diputado del Parlament y, ahora, como eurodiputado. El segundo tenía una asignación anual hasta ahora de 153.000 euros como presidente de la Generalitat, pero, gracias a la Ley impulsada por Jordi Pujol y aprobada en 2003 que regula el estatuto de los expresidents también tendrá derecho una retribución anual tras ser inhabilitado.

Como president, Puigdemont percibía 139.000 euros brutos anuales -más de 10.000 euros mensuales-. Una vez cesado del Govern por la aplicación del 155, Puigdemont percibió durante medio año un sueldo mensual del Parlament como diputado -sin pisar Cataluña ni la cámara catalana- de 2.800 euros mensuales -entre enero y junio de 2018, cuando el juez instructor de la causa del “procés”, Pablo Llarena, suspendió su acta de diputado-. Tras ello, accedió como eurodiputado al Parlamento Europeo en las elecciones de mayo de 2019, aunque no empezó a cobrar hasta enero de este año cuando pudo resolver todos los trámites administrativas para ejercer de parlamentario. En el Europarlamento tiene una asignación anual de 105.000 euros anuales -8.700 mensuales-.

Sin embargo, Torra cobrará más. Ya ha percibido un mayor sueldo como president -153.000 euros anuales, 10.945 euros mensuales- y también lo percibirá como expresident. Como expresident, al tener derecho a una asignación igual al 80% de lo que recibía cuando era president, alcanzará los 122.000 euros, aunque por un plazo temporal limitado, según marca la Ley: es decir, o bien durante la próxima legislatura o los próximos 14 meses -la mitad del tiempo que ha estado al frente de la Generalitat-. Este año cumple 58 años, cuando haga los 65 años, podrá acceder a una pensión vitalicia -recogida en la Ley- que podría rondar los 92.000 euros -un 60% del sueldo que percibe el president en ejercicio-.

Ambos, en cualquier caso, ganan mucho más que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que percibe un sueldo de 84.000 euros anuales -7.070 euros mensuales-.

Otro expresident inhabilitado, Artur Mas, se ha quedado ahora sin sueldo público -como expresident tenía una asignación anual de 111.000 euros- ya que ha consumido el plazo temporal que marca la Ley, aunque podrá percibir de nuevo ingresos públicos a partir de enero cuando cumpla los 65 años: en ese momento podrá cobrar la pensión vitalicia. Jordi Pujol, en cambio, renunció en 2014 a percibir salario público tras confesar su fortuna oculta en el extranjero.