El independentismo radical sale a la calle y quema contenedores en el centro de Barcelona

Los CDR congregan a unas 500 personas en la plaza Sant Jaume y prenden fuego en los aledaños de Plaza Catalunya

Alrededor de 500 independentistas radicales han bastado para que el fuego prenda de nuevo por el centro de Barcelona. Los CDR habían convocado a las 20 horas en la Plaza Sant Jaume una manifestación para conmemorar el tercer aniversario del referéndum ilegal del 1-O, pero las protestas han derivado sobre las 22 horas en un correcalles entre Mossos d’Esquadra y manifestantes tras el incendio de varios contenedores por los aledaños de Plaza Catalunya. Pasadas las 22 horas, la policía catalana ha conseguido dispersar a los radicales y se han dado por controladas y terminadas las protestas.

Tras algo más de una una hora frente al Palau de la Generalitat en la Plaza Sant Jaume, los CDR han cambiado el objetivo de las protestas y se han dirigido hacia Via Laietana -que está unos 500 metros- rumbo a la Jefatura Superior de Policía. Allí, pese a los gritos y consignas que han lanzado los separatistas, tampoco ha habido notables episodios de tensión. Ambos edificios estaban fuertemente blindados por los Mossos d’Esquadra. Las distancias de seguridad, como ya ocurrió el pasado lunes cuando la inhabilitación de Quim Torra, no se han mantenido en ningún momento.

Los CDR, además de los gritos contra España -"Puta España", se oía-, también se han acordado y han lanzado reproches contra los propios líderes políticos independentistas, a los que han acusado de incumplir la “voluntad del pueblo” por no avanzar hacia la independencia.

Después de pasar por la Jefatura Superior de Policía, los CDR han subido hacia Plaza Catalunya, donde la tensión ha ido creciendo. En las calles adyacentes, han empezado a quemar barricadas. La inmediata llegada los antidisturbios ha dispersado a los manifestantes, aunque no ha conseguido impedir las quemas de contenedores, que han dejado una importante llamarada por diversos puntos de las inmediaciones de Plaza Catalunya.

La jornada, hasta esta noche, había transcurrido tranquila y sin incidentes, hasta el punto de que el recuerdo del 1-O ha pasado prácticamente desapercibido -partidos y entidades han organizado actos de mínimos y con la mirada puesta en el horizonte electoral-.

Mossos d’Esquadra

La jornada también se ha convertido en una prueba de fuego más para el nuevo conseller de Interior, Miquel Samper, que relevó a Miquel Buch por las críticas que había recibido por la actuación de los Mossos d’Esquadra durante la contención de las protestas por la sentencia del “procés” del año pasado. Si bien, de nuevo hoy, la policía catalana se ha visto obligada a cargar puntualmente contra los manifestantes cuando estaban quemando contenedores. Las cargas policiales, en todo caso, se están dando últimamente, sobre todo, en las protestas contra los desahucios.

Girona

Otro de los puntos calientes ha sido Girona, donde los CDR también se han echado a la calle y han quemado contenedores. La protesta ha empezado en la sede de la Generalitat en Girona, se ha desplazado por las calles de la ciudad y los manifestantes han quemado contenedores ante la subdelegación del Gobierno en Girona.

Ha seguido por la avenida Jaume I, donde han hecho barricadas con contenedores, han cogido botellas de cristal y piedras, mientras que los Mossos y el dispositivo del Área Regional de Recursos Operativos (Arro) han avisado de posibles cargas policiales.