Ser madre en tiempos de coronavirus: los óvulos de mujeres con covid no tienen virus

Una investigación, liderada por la directora científica de Eugin y publicada en Human Reproduction, descarta la infección vertical de la madre al embrión a través de los óvulos y abre puertas a no frenar tratamientos de fertilidad

El virus del SARS-CoV-2, como cualquier otro microbio, es tan minúsculo que podría colarse en cualquier célula del cuerpo humano. Para hacerse una idea mide una milésima parte de un cabello humano, unas 0,12 micras y viaja hasta nuestro organismo a través de gotitas en suspensión que pueden medir una micra, algo menos incluso que el óvulo de una mujer, que es una de las células más grandes del cuerpo humano, mide 1,5 micras. Por eso, cuando el virus se descontroló en Italia, por precaución, las clínicas de reproducción asistida del Grupo Eugin optaron por hacer pruebas PCR a sus pacientes. “En febrero, sabíamos muy poco del virus todavía, no se sabía si había repercusión en el aparato reproductor”, cuenta la directora científica de Eugin, Rita Vassena, que tiene su departamento de I+D en Barcelona. Coincidió que 24 pacientes tenían la punción para la recogida de óvulos en marzo, cuando la transmisión del virus ya era comunitaria, pero la clínica y el país seguían funcionando. De estas 24 mujeres, dos dieron positivo de Covid-19 tras la PCR y la dirección médica decidió no utilizar sus óvulos para un tratamiento de reproducción. Las mujeres cedieron los óvulos para investigación. En total, se analizaron 16 óvulos y en ninguno se encontró ARN del virus.

“Una de las preocupaciones en los tratamiento de reproducción asistida durante la pandemia era si el virus podía infectar los ovocitos y posteriormente el embrión”, cuenta la doctora Vassena. Su investigación, que ha sido publicada en la revista científica Human Reproduction, de referencia en esta especialidad, constata que no. Aunque Vassena señala que habría que ampliar el estudio a mayor escala y esperar otra confirmación independiente, “estos primeros resultados nos dan confianza para trasladar un mensaje de tranquilidad a las mujeres que están en estos procesos”. “Por ejemplo, si una mujer llega a una clínica de fertilidad sin síntomas, se hace la punción cuando está en una fase inicial de la infección cuando la PCR aún no es capaz de detectar el virus y a los pocos días da positivo, no tiene por qué preocuparse por sus óvulos”, resume la doctora.

¿Cómo infecta el SARS-CoV-2 a las células humanas?

Como otros coronavirus, el SARS-CoV-2 está compuesto por un núcleo ARN, que es la abreviatura de ácido ribonucléico, el material genético del virus, y una membrana lípida glicoprotéica de la que sobresalen proteínas con diferentes funciones. La proteína S es la que permite al virus entrar en las células. ¿Cómo? Vassena explica que lo hace a través de otra proteína que tienen las células del cuerpo humano llamada ACE2. Su estudio ha permitido ver también que este receptor no está muy presente en los óvulos. “Lo encontramos poco expresado en cinco de los 16 óvulos”, cuenta. Pero habría otro camino a través del cual el virus se cuela en las células humanas: el receptor TMTRSS2. No es tan común, como el ACE2, que es habitual en las células del pulmón, pero en cambio, detectaron más presencia de estas proteínas en los óvulos.

Para realizar el estudio, los laboratorio Eugin utilizaron una técnica innovadora que emplean para otros procedimientos y que permite identificar material viral a partir de cantidades de muestra muy pequeñas, como lo son los óvulos humanos.

Vassena destaca que “se trata de un hallazgo relevante a nivel clínico porque permitirá ajustar los protocolos y actuaciones en las clínicas de fecundación in vitro y a aconsejar a las pacientes en sus tratamientos en una situación de pandemia”.