Dennis Wilson: la cara oscura y trágica de los Beach Boys

El batería de la mítica banda surfera murió ahogado en la playa después de relacionarse con Charles Manson

La historia de los Beach Boys es una de las más peculiares de la historia de la música popular. La apariencia es que todo en ellos era -o es, aún siguen en activo- idílico. Multitud de éxitos, sobre todo en los años 60, pioneros y máximas estrellas del estilo surf californiano. Su imagen de chicos angelicales, con sus palas y siempre en la playa.

Nada era tan tan idílico. Durante su infancia, los tres hermanos Wilson (Brian, Carl y Dennis) sufrieron abusos físicos y malos tratos por parte de su padre. Estas agresiones provocaron a la larga graves problemas psicológicos en su indiscutible líder y principal compositor, Brian Wilson, y aún los arrastra.

¿Creadores de éxitos facilones que solo hablaban de chicas y playas sobre tres acordes?. Beach Boys eran mucho, mucho más que eso. Pese a lo que generalmente se sospecha, su discografía es inmensa, con discos tan importantes como “Today”, Party", Surf’s up", “Sunflower”, Smile" y otros, llenos de canciones irresistibles y con unas harmonías vocales de otro mundo.

Pero por encima de todo, han pasado a la historia por el álbum “Pet Sounds”, que fue editado en 1966. Junto al “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, marcó un antes y un después en la historia de la música. Por su calidad, sonido único, por los matices infinitos y por la concepción de LP, no de colección de canciones. Es uno de los discos más influyentes de todos los tiempos.

Es evidente que Brian es un genio visionario, compositor de nivel superlativo, y que cuenta además con más que notable carrera en solitario. Pero a nivel de carisma e imagen parte de los fans se decantan por el batería, Dennis. Era el más rockero, y también el más atractivo, lo que le convirtió en un sex symbol hasta su trágica muerte, en 1983.

El padre, Murry, propinaba palizas a los tres hermanos, pero sentía especial predilección por golpear a Dennis. Quizá por su carácter más rebelde y díscolo. Le afectó el carácter, y nunca perdonó a su progenitor. Cabe destacar que era el único en el grupo que sabía surfear, y fue el que propuso el nombre para la primera canción del grupo, que no podía ser otro que “Surfin'”.

Tocaba la batería con velocidad, aunque no con excesiva técnica. Como compositor, fue aportando temas a la brillante discografía de la banda, como “Forever”, incluida en el álbum “Sunflower”.

En 1968 la vida de Dennis era el cielo en la tierra. Enorme éxito tanto con las mujeres como en las listas de de los discos más vendidos. Giras masivas y la sensación de formar parte de uno de los mejores grupos de esa década.

Un día cualquiera de ese año, su vida cambió. Llegó a casa con dos chicas, una escena habitual para Dennis, todo un playboy de rock millonario en Los Ángeles.

Dennis no lo sabía, pero las chicas eran seguidoras de Charles Manson. Formaban parte de lo que se conocía como la Familia, la secta liderada por el posterior psicópata. Faltaba poco para la terrible noche de sangre en la mansión de Roman Polanski y Sharon Tate, en Cielo Drive, Los Ángeles.

Lo curioso es que en ese momento a Dennis le gustaba Manson, conocido únicamente por su faceta de compositor y cantante. Nunca tuvo éxito, pero uno de sus álbumes, “Lie”, es un más que correcto álbum de cantautor. Su mejor tema, “Look at your game girl” fue incluso versioneada por Guns N’Roses. Otro de sus temas, “Never learn not to love”, acabó siendo grabado por Beach Boys.

Al día siguiente y volviendo del estudio de grabación, Dennis se encontró a Manson en la puerta. Tras asegurarse de que no le haría daño, entraron dentro y ahí estaban doce desconocidos, la mayoría mujeres.

Poco a poco fueron “okupando” la casa de Dennis, e iba llegando gente. Dañaron el Mercedes Benz del batería y en general el músico tuvo que mantenerles, aunque la situación tampoco le disgustaba del todo, con tantas mujeres rondando por la casa.

Recién divorciado, parece que al músico le iba bien un poco de distracción, y su relación personal con Manson no era mala.

El psicópata quería iniciar una carrera musical, y Dennis le presentó a Terry Melcher (hijo de la actriz Doris Day), un productor. No quedó maravillado con la música de Manson, y no colaboraron juntos. Sin embargo, no se entendieron y Charlie se autoconvenció de que le habían traicionado. que nunca cumplió y gradualmente se convencieron de que Melcher había traicionado a Manson. Más tarde, cuando salieron de la mansión tras perpetrar la masacre, la secta se marchó cantando “Que sera sera”, el tema popularizado por Doris Day en la película “El hombre que sabía demasiado”.

Tras conseguir deshacerse de la Familia, Wilson empezó a recibir llamadas anónimas, que por supuesto eran obra de Manson y sus secuaces. Al recapitular sobre haberle conocido, Dennis dijo: “Soy el tipo más afortunado del mundo, porque salí de esto perdiendo apenas algo de dinero”.

Tras la masacre y ya en 1971, se pasó temporalmente al cine, en la película “Two lane blacktop”, junto al también músico James Taylor. Más estable a nivel sentimental, seguían sus problemas con el alcohol. El mar y la libertad que comportaba él eran la mayor pasión de Dennis. A mediados de década compró Harmony, un barco residencial de lujo, y vivió en él durante años.

Con una actitud excesiva en irresponsabilidad, y muy derrochador, su relación con los hermanos se deterioró, hasta el punto de que fue expulsado varias veces de la banda. De mal en peor, tuvo que vender el barco por problemas económicos. Su último golpe de suerte llegó en 1977 y fue musical. El disco se llama “Pacific Ocean Blue”, y es imprescindible para cualquier seguidor de Beach Boys. No porque se parezca el estilo, sino por la calidad. Alejado de la banda, tuvo cierto éxito, aunque menos de lo esperado, y su rock radiable, muy de la California de esos años, suena muy bien.

Sus últimos años estuvieron marcados por enfermedades, alcoholismo y drogadicción. En bancarrota, precozmente envejecido y alejado de los Beach Boys, Dennis dependía de la ayuda de sus amigos.

Desde noviembre de 1983, el músico no tenía hogar y vivía una vida nómada. Permaneció en un centro de terapia por unos días y luego en hospitales para tratar heridas. Sin embargo, siempre comenzaba a beber de nuevo. El 28 de diciembre, tres semanas después de cumplir 39 años, Dennis se ahogó en Marina Del Rey después de beber todo el día y luego bucear por la tarde para recuperar las pertenencias de su ex esposa. Su funeral tuvo lugar en un lugar inusual, en el océano, un hecho que solo sucedió gracias a la ayuda de un admirador especial: el presidente Ronald Reagan.