El Rey pide “unidad” para generar un entorno “estable” y crear riqueza y empleo

El Monarca anima a Barcelona a continuar siendo el “referente” en innovación del sur de Europa

El Rey Felipe VI ha desembarcado de nuevo en Cataluña tras el polémico veto del Gobierno del 25 de septiembre para presidir la entrega de los despachos a los jueces. La visita a Barcelona, acompañado por Pedro Sánchez y sin presencia de los máximos responsables de las principales instituciones catalanas -Generalitat, Parlament y Ayuntamiento de Barcelona-, ha servido para entregar los premios de la primera edición del “Barcelona New Economy Week(BNEW) en la Estación de Francia y ha transcurrido sin apenas incidentes en las afueras del recinto de la Estación de Francia pese a los llamamientos de los partidos y entidades independentistas -las protestas han concentrado en torno a un millar de manifestantes-. El Monarca ha concluido el acto con un discurso en que el ha pedido “unidad” para crear “un entorno estable y beneficioso para las empresas, generando así mayor riqueza y empleo”.

En un discurso que ha iniciado y ha concluido con palabras en catalán, el Rey ha puesto de relieve que España se ha labrado “merecidamente una imagen internacional asociada a la competitividad y a la excelencia productiva”. “Trabajemos juntos por mantenerla, por aumentarla donde sea necesario”, ha afirmado porque, según ha expuesto, una “imagen internacional positiva” contribuye de forma “significativa” a la economía en términos de inversión, de empleo y de fortalecimiento del tejido local. De esta forma, ha enviado un mensaje velado al independentismo, en un momento en que parece ir perdiendo fuelle, como han reflejado las tibias protestas que ha habido en la calle por su presencia en Barcelona, pero también a los líderes políticos de ámbito nacional, que parecen alejados de las vías de consenso.

En esta línea por recoser la unidad de España y en un tono reconciliador, el Rey ha reivindicado a Barcelona, ciudad que “puede y debe aspirar a tener un papel destacado en el desarrollo de la nueva industria”. “Puede y debe continuar siendo el centro de referencia en innovación del sur de Europa”, ha manifestado. “Barcelona se ha caracterizado siempre por su carácter cosmopolita y moderno, por ser un gran referente en innovación, por contar con relevantes empresarios y más recientemente, con un importante ecosistema emprendedor y tecnológico. En definitiva, por estar siempre en la vanguardia", ha ensalzado.

También ha aprovechado para referirse al actual contexto económico y social que ha causado la pandemia. En este sentido, ha reconocido que vivimos un “tiempo inédito” con unas “dificultades son de enorme envergadura”, pero ha destacado que este tipo de circunstancias permiten hacer brotar “nuevas oportunidades”: “Para aprovecharlas no basta la esperanza o la espera, hay que estar preparados, hay que buscarlas, y hay que saber aprovecharlas”.

En este sentido, ha vuelto a apelar a la unidad. “Tenemos la oportunidad de hacer mejor las cosas. Y de hacerlas juntos”, ha afirmado, aludiendo a los jóvenes premiados.

El acto se ha abierto con la intervención del presidente del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, Pere Navarro, que es quien organiza este congreso que se ha desarrollado a lo largo de esta semana en el Movistar Center, la Estación de Francia y la Casa Seat y que se ha centrado en los retos y oportunidades de la nueva economía. Navarro ha agradecido la presencia de las máximas autoridades del Estado, el Rey y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, no se ha perdido el acto que ha discurrido bajo fuertes medidas de seguridad. Aunque la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha borrado de la cita, el Ayuntamiento de Barcelona ha enviado al primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, que ha defendido que pese a que muchos ciudadanos estén en contra de la monarquía, las instituciones deben asistir a estos eventos. Empresarios catalanes, como el presidente del grupo Planeta, José Creuheras, o el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, también han respaldado al Rey y al Consorcio de la Zona Franca.