El independentismo fracasa en su boicot al 12-O

Lo demuestra el hecho de que solo unos 300 antifascistas, según cifras la Guardia Urbana, se han concentrado en Barcelona para protestar contra el Día de la Hispanidad

La pandemia parece haber debilitado mucho a un independentismo que precisamente se caracterizaba, desde el inició del “procés” hace más o menos 10 años era por su potentísima capacidad de convocatoria y movilización. En los últimos tiempos no existe ninguna protesta o manifestación que se acerque, ni de lejos, a las “Diadas” de entre 2012 y 2019, y ya ocurría antes del estado de alarma.

Para el independentismo, el 12-O, Día de la Hispanidad, representa un buen motivo para protestar. Sin embargo, el poder de movilización actual no es el que era. Lo demuestra el hecho de que solo unos 300 antifascistas, según cifras la Guardia Urbana, se han concentrado en Barcelona. Estaban convocados por la plataforma “Som Antifeixistes”, y obviamente el motivo ha sido protestar contra la festividad.

La entidad ha explicado en un tuit que se movilizan “contra el imperialismo, el fascismo, el racismo y la xenofobia”, así como contra la hispanidad y su legado. La protesta ha empezado a las 11 horas en la plaza Lesseps, y los participantes se han desplazado hasta la sede de Vox en Barcelona, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.

Allí, varios furgones de los Mossos d’Esquadra y más de una decena de agentes les han cerrado el paso para que no pudieran llegar a las puertas de la sede. No se han producido incidentes, aunque los agentes han realizado algunas identificaciones a los manifestantes.

La entidad Òmnium Cultural ha protagonizado por su parte una pegada masiva de cárteles en sedes del Ejército en Cataluña bajo el mensaje de “Peligro Estado”. “Hoy Día de la Hispanidad, denunciamos los poderes de un Estado español corrupto y antidemocrático. Y, por encima de todos, Felipe VI es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas”, han expuesto a través de las redes sociales.

No hubo más concentraciones destacables relacionadas con el separatismo en toda Cataluña, aparte de pequeñas concentraciones. Muy poca cosa si tenemos en cuenta los citados antecedentes, y también la cercanía de las elecciones autonómicas, a cuatro meses vista.

Cabe recordar también que ni en el día de la inhabilitación del entonces president de la Generalitat, Quim Torra, hubo grandes altercados en las calles, ni tampoco en uno de los días más esperados por el independentismo.

Fue el viernes 9 de octubre, y el motivo era la visita del Rey Felipe VI a Barcelona, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Asistieron a la entrega de los premios de la Barcelona New Economy Week. Hubo quemas de banderas del Monarca antes y después del acto, organizadas por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, pero durante la protesta ante la ceremonia lo más grave fue una pintura lanzada contra los policías. Posteriormente se quemaron algunos -pocos- contenedores en el centro.