Nüwa: el proyecto catalán finalista en un concurso para diseñar una ciudad en Marte

Los diseñadores proponen un plan de desarrollo socioeconómico, además del proyecto urbanístico

Investigadores catalanes lideran uno de los diez proyectos finalistas del concurso organizado por la Mars Society, la principal organización dedicada a la promoción de la exploración y los asentamientos humanos en Marte, para desarrollar una ciudad de un millón de habitantes en el planeta rojo.

Bajo el nombre, Nüwa, en honor a la diosa china creadora de la humanidad, los investigadores proponen no solo un diseño urbanístico factible, sino también un plan de desarrollo socioeconómico, así como descripciones a alto nivel de la industria, infraestructura y distribución de energía y servicios necesarios para hacerla realidad.

En un comunicado, el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña ha detallado este martes que el equipo está formado por investigadores de su centro, así como del Instituto de Ciencias del Espacio, la Universidad Politécnica de Cataluña, el Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona, el Instituto de Ciencias del Mar e investigadores de otros países como el Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Argentina.

Los diez finalistas, seleccionados de entre más de 175 propuestas presentadas, defenderán públicamente su proyecto el próximo 17 de octubre en la “Mars Society Convention”, que se emitirá en directo por internet y premiará a cinco de los equipos.

“La propuesta es un esfuerzo de combinación de muchas disciplinas de una forma que no se suele hacer en proyectos espaciales”, ha explicado el coordinador del equipo, Guillem Anglada-Escudé, que ha destacado que el equipo incorporó desde el primer momento a expertos de distintos ámbitos y de fuera del sector académico, como el equipo de arquitectura y diseño ABIBOO studio.

“Llegar a la final ya es un gran éxito para todo el equipo. Esperamos que el concurso nos aporte la visibilidad que necesitamos para recoger apoyo y poder desarrollar conceptos relacionados tanto con el espacio como con la sostenibilidad, y la transformación necesaria del sistema productivo que tendremos que afrontar también aquí en la Tierra”, ha señalado profesor de ingeniería aeronáutica en la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT-UPC) Miquel Sureda.

Por su parte, el director del Instituto de Técnicas Energéticas-UPC y co-autor de la iniciativa, Ignasi Casanova, ha destacado que el proyecto les ha permitido apreciar “la gran dependencia” de los humanos a los recursos que el planeta ofrece “a cambio de nada”, como la energía solar.

Cuestiones como el uso y abuso de los plásticos, soluciones constructivas y de materiales que minimicen el uso intensivo de energía y una total reciclabilidad también se han estudiado en la propuesta.

Finalmente, Anglada-Escudé ha señalado: “En realidad, la Tierra no es más que un lugar dentro de un vasto Universo. Si aprendemos a crear sociedades con circulación de recursos cerrada, que no dependan críticamente de importaciones remotas desde otro planeta, también deberíamos poder resolver muchos de los problemas que tenemos hoy en la Tierra”.