Colau exige ayudas urgentes a la hostelería y reprocha a la Generalitat no haberlas aprobado hoy

Enmienda en parte las palabras del primer teniente de alcalde, Jaume Collboni (PSC), quien considera “exagerado” el cierre aunque reclama a la Generalitat un paquete económico “suficiente”

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha comparecido esta tarde de urgencia para valorar las nuevas restricciones anunciadas y aprobadas hoy por la Generalitat y que afectan en especial al sector de la hostelería y la restauración con el cierre de establecimientos a partir del viernes. Una medida drástica que ha apoyado -el Ayuntamiento “colaborará siempre” desde su “lealtad institucional”, “la salud es lo primero”, ha repetido en varias ocasiones-, aunque no sin exigencias al Govern, al que pide ya un paquete de ayudas económicas “urgentes" y “suficientes”. “Pedimos que justo cuando se toma una medida tan dura como esta se habiliten inmediatamente todas las herramientas necesarias”, ha resumido en rueda de prensa.

De hecho, Colau ha lanzado un reproche velado al Ejecutivo catalán al considerar que este paquete económico debería haberse aprobado hoy mismo junto a las nuevas restricciones. “Pedimos que las medidas económicas se concreten lo antes posible”, ha insistido haciendo referencia a los 40 millones anunciados por el presidente en funciones, Pere Aragonès (ERC).

En este sentido, ha recordado que el Consistorio ha invertido “casi 17 millones de euros” en ayudas a la restauración, como la ampliación de terrazas o la reducción de tasas, sin acceder a "ningún fondo extraordinario” y ha reclamado al Ejecutivo que “valore” sus medidas y que sean “rápidas, concretas y lo más ambiciosas posibles”. La alcaldesa también ha exigido una rebaja de los “alquileres abusivos” de los locales. “A la administración que tiene más competencias y recursos le pedimos que haga más”, ha resumido.

Preguntada directamente sobre las palabras del primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, quien ha tildado de “exageradas” las restricciones del Govern, Colau ha esquivado la polémica aunque ha matizado en parte sus declaraciones: “Comparto su preocupación por el sector económico. Él actúa con los actores económicos y sabe lo mal que lo pasan, entiendo su empatía. También es cierto que nos tenemos que preocupar por la salud de los ciudadanos. Había que tomar medidas y eso no lo discute nadie”, ha zanjado llamando a “evitar polémicas desde la prudencia”.