El sector de la restauración recurrirá el cierre de bares y restaurantes “si se aprueba”

La Fecasarm califica de “insólita” y “desproporcionada” la decisión de la Generalitat

Por si fuera poco tras la gran polémica de la pasada semana, la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) ha avisado de que recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el cierre o la limitación horaria de bares y restaurantes en Cataluña “si se aprueba” por la Generalitat.

El martes se dio a conocer que la Generalitat estudiará la posibilidad de cerrar bares y restaurantes hasta final de octubre, para frenar la actual escalada del coronavirus en Cataluña. En los últimos días todos los datos epidemiológicos, sobre todo el riesgo de rebrotes del coronavirus, han sido nefastos en la comunidad autónoma. Se han puesto en marcha nuevas restricciones, e incluso se ha aplazado la reapertura de las discotecas.

Al parecer, el objetivo del cierre de bares y restaurantes es “aplanar la curva y avanzarse a los acontecimientos antes de que sea el Gobierno el que imponga medidas”, según fuentes conocedoras.

En su comunicado, la Fecasarm ha calificado de “insólito y desproporcionado” que el Govern se plantee tomar estas medidas y ha recordado que ya llevaron al TSJC la resolución para limitar el cierre de la restauración a medianoche y a la 1 horas.

Además, también ha anunciado que solicitarán al TSJC, como medida cautelarísima, la suspensión de la vigencia de la resolución en caso de ser aprobada: “La consideraríamos del todo desproporcionada y arbitraria”, ha insistido.

El secretario general de Fecasarm, Joaquim Boadas, ha tildado de arbitrario reducir el horario de apertura de la hostelería, ha sostenido que “ahora mismo los datos le son totalmente desfavorables” y ha pedido que se justifiquen las medidas y que se busquen mecanismos alternativos.

“Cerrar todo, aparte de ser desproporcionado, tampoco es la solución y sólo se conseguirá lo mismo que se ha conseguido cerrando todo el ocio nocturno: arruinar de manera innecesaria a miles de familias que viven del sector”, ha reprochado Boadas, que asegura que la gente se seguirá reuniendo en lugares sin medidas de seguridad.

El presidente de Fecasarm, David López, ha argumentado que los locales de ocio nocturno funcionan con un 50% de aforo, con medidas de prevención y control y con los clientes sentados en mesas y sillas y en grupos reducidos, por lo que cree que son “espacios más que seguros”.