La vacuna de la gripe protege contra la covid y reduce la mortalidad

Cataluña dobla el presupuesto para comprar vacunas, amplía la campaña a docentes y pretende llegar al 75% de sanitarios, enfermos crónicos y mayores de 65 años

En algunos foros de Internet corre el bulo de que la vacuna de la gripe es un riesgo para la COVID-19. Es una “fake new”. La vacuna de la gripe protege contra la covid y reduce la mortalidad, porque si una persona coge los dos virus, la probabilidad de morir por covid es el doble. La campaña de vacunación de la gripe arranca este año con más argumentos que nunca para convencer a la población de riesgo de que pase por su Centro de Atención Primaria (CAP) para pincharse. “Este año, en un contexto de pandemia, vacunarse es muy importante”, ha subrayado la consellera de Salud, Alba Vergés, en la presentación de la campaña de vacunación que esta edición lleva por nombre #Capfred y viene con novedades. Para empezar, ha doblado el presupuesto para comprar 230.000 vacunas más y más dosis de vacunas tetravalentes que protegen más, pero son más caras. Con 8,4 millones de euros, ha adquirido 1.450.000 dosis, que podrán ampliarse hasta los 2.050.416 con la aportación del Ministerio de Sanidad.

La idea es inmunizar al 75% de la población considerada de riesgo. Es un esfuerzo ingente porque las tasas actuales de vacunación son bajas. El objetivo es llegar al 75% de los sanitarios -el año pasado apenas se vacunó un 31%-; al 60% de las embarazadas -el año pasado se vacunó el 34%-, y al 75% de los mayores de 60 años, los más concienciados. También hay dosis para bebés prematuros menores de dos años y niños con patologías crónicas menores de 14 años. En estos casos, se espera una cobertura de un 30%. Además, este año, los docentes que lo deseen también pueden pedir en su CAP la vacuna.

El departamento de Salud ha habilitado 635 espacios alternativos, desde bibliotecas a pabellones municipales, para facilitar la vacunación. Son espacios seguros que liberan a los CAP de presión asistencial. Los CAP además llamarán a las personas consideradas “vulnerables” para facilitarles una cita.

El periodo óptimo de vacunación va de hoy hasta el 15 de diciembre, unos quince días antes de que la gripe llegue a su pico epidémico, que en el hemisferio sur, que se utiliza como referente, ha sido muy bajo. Se sitúa en 95 casos por cada 100.000 habitantes. El año pasado, el pico de la gripe llegó a los 369 casos por cada 100.000 habitantes, la quinta semana de año y cayó abruptamente con la llegada de la COVID-19. Aunque la efectividad de la vacuna no es muy alta -el año pasado se logró una efectividad del 51% con la gripe A y del 40% para la cepa B-, las vacunas lograron reducir un 37% la mortalidad, un 40% los ingresos en la UCI y un 26% las hospitalizaciones entre mayores de 60 años. La subdirectora general de Prevención de Salud, Carmen Cabezas, añade que el 70% de las personas que fallecieron por el virus de la gripe “no estaba vacunada”, como muestra de que la vacuna puede evitar un desenlace fatal.

Este año, además de evitar la gripe, la vacuna ayuda a los médicos a mejorar el diagnóstico de la covid. Como los grupos de riesgo ante la gripe y la COVID-19 son similares, si están vacunados, el médico puede descartar una gripe en caso de que la personas tenga fiebre, tos persistente, dolor muscular o de cabeza y empezar antes un tratamiento adecuado. “Cuantos menos casos de gripe tengamos, menos tensionados estarán los equipos de atención primaria y más resolutivos serán”, ha añadido Cabezas.

Por cierto, el lema de la campaña de vacunación “#Capfred” hace referencia a que hay que mantener la cabeza fría cuando uno tenga ganas de abrazar a los suyos. También es un mensaje para los sanitarios, “cuanto más os vacunéis, mejor para todos”, ha explicado Vergés.