El “hostelero insumiso” de Malgrat (Barcelona): ha pagado 60.000 euros en 2 días para no cerrar su bar

Manuel asegura que “no tengo nada más” y quiere que “Illa y Don Simón" vayan al local y le justifiquen los cierres

El último fue el primer fin de semana en Cataluña con bares y restaurantes cerrados, por culpa de la segunda oleada de afectados por la Covid-19. La decisión de la Generalitat está provocando fuertes polémicas y reacciones. Una de ellas es la de la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm), que denunció el lunes que el sector perdió 315 millones de euros por esta medida. No obstante, hay reductos que se resisten a cerrar, aunque sea a base de pagar multas.

Se trata de un bar de Malgrat de Mar, en la comarca barcelonesa del Maresme. Su nombre es Manuel y ya ha aparecido en la televisión, en Antena 3. Ha sido multado con 60.000 euros, por no obedecer a la Generalitat.

En su comparecencia pública, Manuel aseguró que "me resisto a cerrar porque no tengo otra cosa, no tengo ningún otro medio de supervivencia y, pareciendo que lo que quieren es hundir la hostelería, a mí no me va a poder hundir nadie”. El establecimiento se llama Los Olivos.

Como todos los profesionales del sector, Manuel Fernández debería haber cerrado su local la madrugada del jueves al viernes de la semana pasada, no lo hizo. Su acto de rebeldía le ha costado, por ahora, dos multas de 30.000 euros cada una. “¡Estoy hasta las narices! No tengo ningún recurso, este es mi único pan, el pan de mi casa y el pan de mis hijos. Lo único que tengo es esto”, estalló en Antena 3. Se le conoce ya como el “hostelero insumiso”.

Manuel añade más reflexiones, y denuncia que "no entiende que haya 70 y 80 personas en una gran superficie y no cojan la Covid-19 y lleguen aquí a un bar y cojan la Covid-19”. "Lo que no puede ser es que tú me cierres a mí teniendo yo las medidas de seguridad, las mismas o quizás más que hay en un supermercado, y me cierres a mí y al supermercado no. O cerramos todos o no cierra ninguno”, remata.

Muy poco satisfecho con los cargos políticos, no apunta únicamente hacia la Generalitat, que al fin y al cabo es quien le ha cerrado al negocio, sino que ataca al Gobierno. "En 15 días queréis erradicar algo más virulento que una gripe, a mí que eso me lo explique el Illa o me lo explique el Don Simón. Que me lo expliquen y si yo lo entiendo pues cierro. A mí no me convence que los demás estén abiertos y yo esté cerrado”.