Cataluña activa la cuenta atrás para las elecciones del 14 de febrero

El Parlament celebra un pleno que certifica que no hay candidato alternativo para sustituir a Torra y pone oficialmente rumbo a las urnas

El president del Parlament, Roger Torrent (1i), interviene durante el acto de recibimiento en la Cámara catalana a los cuatro exmiembros de la mesa del Parlament inhabilitados tras la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Anna Simó (3d), Ramona Barrufet (2d), Lluís Corominas (5d) y Lluís Guinó (4d), en Barcelona, Catalunya (España) a 21 de octubre de 2020. Este acto se produce dos días después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya condenado a 20 meses de inhabilitación y el pago de 30.000 euros a cada uno de los 4 exmiembros de la Mesa del Parlament por no acatar las advertencias del Tribunal Constitucional y tramitar resoluciones del proceso independentista. Por otra parte, ha absuelto a la exdiputada de la CUP Mireia Boya (1d), que también asiste a este acto, de los mismos hechos.
21 OCTUBRE 2020
David Zorrakino / Europa Press
21/10/2020
El president del Parlament, Roger Torrent (1i), interviene durante el acto de recibimiento en la Cámara catalana a los cuatro exmiembros de la mesa del Parlament inhabilitados tras la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Anna Simó (3d), Ramona Barrufet (2d), Lluís Corominas (5d) y Lluís Guinó (4d), en Barcelona, Catalunya (España) a 21 de octubre de 2020. Este acto se produce dos días después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya condenado a 20 meses de inhabilitación y el pago de 30.000 euros a cada uno de los 4 exmiembros de la Mesa del Parlament por no acatar las advertencias del Tribunal Constitucional y tramitar resoluciones del proceso independentista. Por otra parte, ha absuelto a la exdiputada de la CUP Mireia Boya (1d), que también asiste a este acto, de los mismos hechos. 21 OCTUBRE 2020 David Zorrakino / Europa Press 21/10/2020 David Zorrakino Europa Press

Salvo que lo impida alguna circunstancia de última hora, Cataluña ha puesto rumbo hoy a la celebración de elecciones para el 14 de febrero. El Parlament ha iniciado la cuenta atrás de dos meses para tratar de escoger a un candidato: una vez expiren estos 60 días sin que ningún diputado de la cámara se presente a una investidura -como está previsto-, los comicios se convocarán automáticamente el 21 de diciembre para celebrarse 54 días después. El reloj se ha activado en un sesión plenaria que ha transcurrido tranquila, sin sobresaltos, y ha permitido desterrar cualquier amago de bloqueo de la legislatura como se había venido especulando cuando Quim Torra fue inhabilitado.

Todos los grupos parlamentarios han podido fijar su posición y la mayoría se han centrado en el horizonte que abre este desbloqueo de la legislatura. Desde JxCat, Albert Batet, que ha abierto el turno de intervenciones, ha reprochado la “irresponsabilidad” del Estado “fallido” de dejar a Cataluña con un Govern en funciones en plena pandemia y ha sostenido que su grupo no ha presentado ningún candidato alternativo a Torra para no “blanquear” la decisión del Estado. “Estamos seguros de que los ciudadanos no pasarán por alto esta irresponsabilidad del Estado”, ha afirmado, y ha puesto el acento en las elecciones y el objetivo de situarlas como una “oportunidad” para el independentismo para superar el 50% de los votos y “tomar aquellas decisiones que permitan trabajar y avanzar” en el “procés”.

Sergi Sabrià (Esquerra) ha criticado la “aberrante” inhabilitación de Torra y ha advertido de que no pararán ni se rendirán. Dicho esto, también ha lamentado el escenario de provisionalidad en que se halla Cataluña hoy. “No era nuestra opción porque defendíamos reducir al máximo la interinidad y hoy ya estaríamos a punto de formar un nuevo Govern fuerte y preparado para asumir la pandemia”, ha expuesto, antes de replicar a JxCat que, pese a que el independentismo tenga “en la mano” superar el 50% de los votos en las elecciones, no será un “elemento definitivo, aunque es imprescindible”.

Carlos Carrizosa (Ciudadanos) ha apostado por abrir una nueva “etapa” en Cataluña marcada por la “cooperación con el resto de España” y la “reconstrucción” tras las elecciones y se ha mostrado esperanzado ante las urnas. “El futuro no está escrito. La mayoría de los catalanes nos sentimos catalanes, españoles y europeos y algún día se verá reflejado en un Govern que nos represente a todos”, ha afirmado.

Miquel Iceta (PSC) ha tendido la mano al Govern para “colaborar” en la lucha contra la pandemia pese a estar en la oposición, aunque ha reprochado que la Generalitat “derive responsabilidades” y busque “excusas” para encubrir su “mala gestión”. Tras ello, también ha propuesto un “cambio” tras una década “perdida” por el “procés” que pasa por “explorar nuevos caminos de diálogo, acuerdo y pragmatismo”. “Vale la pena hacer especial esfuerzo de concordia”, ha afirmado. “Propongo hacer del acuerdo político y la concertación social las palancas de una prosperidad compartida. Cataluña ha ganado cuando ha estado unida, les propongo que reencontremos los caminos de la unidad y el progreso”, ha planteado.

Jéssica Albiach (Catalunya en Comú-Podem) ha seguido en la misma línea que Iceta y ha reclamado que 2021 no sea el año de un partido ni de ningún frente. “Debe marcar un antes y un después, debe ser un momento de causas comunes, de la cooperación, la libertad, la recuperación económica y la fraternidad", ha resumido. “No puede volver a ser año de plebiscitos divisorios, sino de acuerdos”, ha agregado, tras recordar que se ha perdido una legislatura en la que “no se ha avanzado” en términos “nacionales, económicos y sociales”.

Maria Sirvent (CUP) ha recriminado que el Govern no ha acompañado a un “pueblo movilizado, organizado y determinado”. “El Govern ha estado más caracterizado por las batallas y pugnas partidistas, reparto de sillas”, ha lamentado. “El proceso de construcción nacional es una alternativa al actual estado de las cosas. Si alguna cosa es utópica es pensar que en el actual estado de las cosas tendremos vidas dignas garantizadas. Hoy las soluciones radicales, cambios, transformaciones son las respuestas más sensatas”, ha avisado.

Alejandro Fernández (PP) ha celebrado que el acto de hoy, como “mínimo”, marca un calendario y evita el bloqueo institucional. Si bien, también ha reprochado que la pandemia no es “excusa" para evitar la convocatoria electoral porque en el País Vasco y Galicía se convocaron y, además, ha augurado que en lo que resta de legislatura, se vivirá “algún intento de investidura de JxCat” y algún pleno en que “no se hablará de la pandemia”, en alusión a alguna “performance” que pueda protagonizar el independentismo estos meses. “Nosotros mantenemos nuestro compromiso de dedicarnos a la lucha contra la pandemia”, ha afirmado.