Cataluña se acerca a Madrid: supera los 400 casos por cada 100.000 habitantes

El Govern plantea un nuevo escenario para combatir las fiestas en casas particulares: toque de queda y abrir bares de día

El aumento de casos nuevos de coronavirus no cesa. Cataluña supera ya los 400 casos por cada 100.000 habitantes y se acerca a las cifras de Madrid que tras confinarse ha bajado la incidencia a 432 casos por cada 100.000 habitantes. La transmisión está descontrolada y las medidas contundentes que entraron en vigor en Cataluña hace una semana para frenar los contagios todavía no se visibilizan en las gráficas Los datos de esta semana son el resultado de contagios que tuvieron lugar hace unos diez días. Y del cierre de bares y restaurantes hace «sólo» siete. «Sólo», entre comillas, porque para los restauradores y trabajadores que dependen de la hostelería cada jornada sin abrir se hace más larga que un día sin pan, literal.

El sector alerta de que perderán mil millones de euros durante estas dos semanas sin abrir. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, avanzó ayer que el Govern estaría estudiando la idea de levantar parcialmente las restricciones a bares y restaurantes durante el día, en caso de adoptar el toque de queda, una medida que están implantando países como Francia e Italia y que el Gobierno debatió con las Comunidades Autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud.

En el encuentro se trabajó un catálogo con medidas coordinadas a partir de cuatro niveles de riesgo. Pero el confinamiento nocturno, como algunos prefieren llamarlo, quedó fuera hasta que se resuelva un informe jurídico que aclare si es necesario declarar el estado de alarma. Cataluña espera a saber cómo se articula, pero antes de avanzar hacia el toque de queda, el departamento de Salut quiere ver cuál es el resultado de las restricciones en vigor.

«Grosso modo», entre que se produce un contagio y aparece en las estadísticas pasan unos diez días, unos cinco días entre el contagio y la aparición de los síntomas, y entre 24 y 48 horas más, oficialmente, para confirmar un diagnóstico con PCR. Queda sumar algún día hasta que se notifica.

El conseller de Interior, en cambio, habla con más claridad que Salut sobre que el toque de queda es una medida que pueden acabar implantando porque ahora el principal foco a combatir son las reuniones en las casas hasta tarde y las fiestas ilegales. El pasado fin de semana, los Mossos d’Esquadra actuaron en dos fiestas que reunieron a más de 60 personas en Nou Barris y El Catlllar. Las fiestas en casas particulares son la manera en la que los jóvenes siguen divirtiéndose. «Desde que ha empezado la universidad, llevamos varias semanas yendo a casa de un amigo –en el barrio de Pedralbes, la zona alta de Barcelona– en la que llegamos a ser 40 o 60 personas. Pero este viernes no tendremos copeo allí, porque el último día generamos un brote de más de 20 positivos, entre ellos la persona que ponía la casa y un hermano suyo», cuenta una joven que asistió al encuentro, pero prefiere no dar su nombre. Otro joven, que acaba de empezar el primer año de universidad, explica que los «copeos» en casas particulares son habituales. «Solemos reunirnos 20 personas, pero a veces entre amigos y amigos de amigos podemos llegar a meternos 40 en un piso», explica.

La idea de limitar el movimiento por las calles de noche está pensada para evitar estos encuentros. Aunque los jóvenes siempre tienen un plan «B»: «Volveremos a las 6.00 a casa». Todas las medidas son insuficientes si los ciudadanos no ponen de su parte. El 22% de los contagios nuevos son de jóvenes entre 19 y 25 años. De los 1.484 brotes activos, el 57% tienen origen en el ámbito familiar y un 14% en las escuelas. Educación pide un esfuerzo para proteger las escuelas. Por ahora, no hará cambios, asegura que las medidas en los centros funcionan. El 97% de los grupos burbuja está yendo a clase.

Mientras las restricciones no se ven reflejadas en las estadísticas, la pandemia sigue desbocada. El riesgo de rebrote llegó ayer a los 566. La velocidad de propagación de la COVID-19 (Rt) volvió a subir hasta 1,40 –dos centésimas más–, esto es que cada 10 infectados contagia a 14. Salut confirmó 4.107 contagios y lo más preocupante es que ya hay 1.626 personas hospitalizadas –184 más–, de las que 282 están graves en la UCI –39 más–. Las UCI están al 83% de su capacidad.

Restricciones para acceder a parques naturales en coche

Para evitar las imágenes del pasado fin de semana, de coches haciendo cola en el Parque Natural del Montseny, los Mossos d’Esquadra restringirán el acceso en coche. El Procicat aprobará hoy el operativo que controlará el acceso a los parques naturales de naturales del Montseny y de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. Lo cerrará a los visitantes que lleguen en coche cuando las plazas de aparcamiento dentro del espacio natural estén llenas. «El acceso de las personas no está vetado», subraya el diputado delegado de Movilidad, Espacios Naturales y Prevención de Incendios Forestales de la Diputación de Barcelona, Josep Tarín, dejando claro que se podrá llegar a ambos parques con el servicio de autobús que funciona los fines de semana y festivos o andando.

En el Parque Natural del Montseny hay hasta 1.045 aparcamientos, mientras que el de Sant Llorenç del Munt i l’Obac tiene 225 plazas. Cuando los aparcamientos estén llenos, el dispositivo de los Mossos d’Esquadra, junto con los Agentes Rurales y los guardas e informadores del parque, impedirán la entrada en coche al parque desde las carreteras de acceso. Los ayuntamientos de Badalona y Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) también han cerrado el acceso de vehículos de motor a la Sierra de la Marina, a la que se podrá seguir llegando a pie o en bicicleta.