Los bares y restaurantes de Cataluña piden reabrir entre las 6 y las 21 horas

La epidemia sigue sin freno doce días después del cierre de estos establecimientos

Un establecimiento cerrado durante estos días de pandemia. Ricardo Rubio / Europa PressRicardo Rubio Europa Press

Camino ya de las dos semanas de clausura, que serán realidad el próximo viernes 30 de octubre, los bares y restaurantes no se dan por vencidos. Mientras la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) estudia un más que probable recurso contra este decreto de la Generalitat, el Gremio de Restauración de Barcelona también ha protestado.

Concretamente, la entidad ha pedido a la Generalitat sustituir el cierre actual de bares y restaurantes (sólo se puede pedir para llevar a casa) por la reapertura de la actividad, de forma presencial, entre las 6.00 y las 21.00 horas, ante la limitación del horario por el toque de queda.

El director del Gremio, Roger Pallarols, ha criticado, por enésima vez, a través de un comunicado la “discriminación que sufren los bares y restaurantes de Cataluña” y ve ilógico que el Govern mantenga el cierre de bares y restaurantes, por lo que ha pedido la reapertura inmediata.

En un primer momento, cuando se anunció la drástica medida del cierre de los locales por parte de la Generalitat, Pallarols ya se expresó en términos muy similares, calificando la clausura de “ilógica” y “desproporcionada”.

Ahora, el Gremio ha reclamado que el reparto a domicilio se alargue hasta las 23.00 horas para poder dar servicio a las personas que terminan de trabajar a las 21.00 horas y que todavía deben volver a sus domicilios. Todo se mantiene a la espera de la respuesta de la Generalitat, que se prevé negativa, teniendo en cuenta los nefastos datos epidemiológicos de las últimas semanas.

Pallarols ha señalado que, tras 11 días con bares y restaurantes cerrados, “se comprueba la falta de efectividad de la medida” porque los contagios continúan aumentando y la situación económica es cada día mas perturbadora, por lo que considera que el cierre no está contribuyendo a reducir la transmisión y sí a dificultar la supervivencia de las empresas.

En este sentido, y tras doce días de bares y restaurantes cerrados, los balances diarios de la conselleria de Salud dan la razón a Pallarols. La epidemia sigue propagándose sin control en Cataluña, donde según los últimos datos se han diagnosticado 4.167 nuevos positivos de Covid-19 en las últimas 24 horas. Se han añadido otros 25 fallecidos a la lista de víctimas, mientras siguen creciendo los pacientes hospitalizados, que ya son más de 2.000, 347 de ellos en la UCI, cinco más que ayer.

Por todo eso, Pallarols ha exigido una rectificación inmediata y cree que “ni el Estado ni la Generalitat han entendido que también tienen la obligación de salvar la economía y no únicamente el de contener la pandemia”.

En ese sentido, ha sostenido que “uno de los grandes errores” que cometieron las administraciones en la primera ola de Covid-19 fue no compatibilizar la gestión sanitaria de la pandemia y la crisis económica que ésta ha generado, y considera que no han aprendido la lección.