Cataluña rompe la tendencia al alza: baja el riesgo de rebrote y la velocidad de transmisión

Los nuevos contagios bajan a 4.854 diarios, pero aumenta la presión en los hospitales y se registran 38 fallecidos

Varias personas hacen cola para entrar en el Hospital del Mar de Barcelona. EFE/Marta Pérez
Varias personas hacen cola para entrar en el Hospital del Mar de Barcelona. EFE/Marta PérezMarta PérezEFE

Cuando se cerraron bares y restaurantes hace casi dos semanas, expertos en proyecciones matemáticas y epidemiólogos avisaron de que los efectos de estas restricciones tardarían al menos diez días en reflejarse en las estadísticas. Al final, han tenido que pasar trece días desde que empezaron a aplicarse las restricciones para empezar a ver alguna mejora en los datos epidemiológicos. Por fin, hoy, Cataluña registra un cambio de tendencia: después de días en los que el riesgo de rebrote crecía imparable, este dato ha caído 47 puntos y se queda en 840. No es el único dato que invita al optimismo. La velocidad de transmisión, la famosa RT, ha bajado de 1,52 a 1,38. Es decir, ahora cada infectado contagia a 1,38 personas. Es el segundo día que este parámetro baja.

El secretario general de Salut, Marc Ramentol, admitía ayer que las restricciones no estaban dando los resultados que habían anticipado y que harían falta más medidas para evitar el colapso en los hospitales en las próximas tres semanas. “La situación epidemiológica es crítica y harán falta nuevas medidas para frenar el crecimiento descontrolado del virus”, zanjó. Con los datos actuales, en tres semanas los hospitales corren el riesgo de colapsarse. Los ingresos siguen al alza. Ya hay 2.205 personas ingresadas en los hospitales, son 67 más que ayer. También han entrado 30 enfermos graves nuevos en la UCI. En total, hay 398 personas en las unidades de cuidados intensivos. Los enfermos con covid representan ya un 46% del total de los ingresados en la unidades de cuidados intensivos. Son el doble que hace una semana. En las Urgencias de la atención primaria, los casos de sospecha por covid ya representan el 20% del total y en las Urgencias hospitalarias, un 10%. Hace una semana, no llegaban al 5%.

La tasa de contagios por cada 100.000 habitantes también sube de 608 a 634. El doctor Jacobo Mendioroz, coordinador de la Unitat de Seguimiento de la COVID-19, avisó también ayer de que la epidemia crece y crecerá los próximos días. “Tardaremos tiempo en volver a una estabilidad y harán falta más esfuerzos”, comentó. Estos esfuerzos de los que habla se están debatiendo en el marco del Procicat, el órgano que gestiona la pandemia en Cataluña. Sobre la mesa hay tres fórmulas de confinamiento: un confinamiento perimetral, que ampara del decreto del estado de alarma; un confinamiento de fin de semana, para reducir interacciones sociales, y un confinamiento de 15 días con escuelas abiertas, la fórmula más radical que avala un grupo de expertos, un pararlo todo para seguir.

Aunque los gráficos demuestran una ligera desaceleración, los números hacen temer un colapso en los hospitales las próximas tres semanas si no se frenan los contagios con más contundencia. Hoy se han notificado 4.854 nuevos positivos, son algo menos que ayer (5.036). Pero con este número elevado de contagios y una velocidad de transmisión de 1,38, las matemáticas del contagio alertan de que en una semana se podría estar contabilizando 7.000 nuevos casos de media. Las medidas han de servir para no llegar a estas cifras y evitar que el sistema sanitario deje de atender otras patologías. Ya hay hospitales comarcales, como el de Tortosa o Figueras que replantean desprogramar actividades no covid, una estrategia que Salut quiere evitar a toda costa. Durante la primera ola, se desprogramaron 100.000 intervenciones. Para recuperar la actividad normal anterior a la pandemia, Salut calcula que necesitará, al menos, 21 meses.