Puigdemont: “Intentan la muerte cívica y política del independentismo”

El separatismo cierra filas contra la operación de la Guardia Civil de esta mañana

Carles Puigdemont, en el europarlamento.
Carles Puigdemont, en el europarlamento.Virginia MayoAP

Los partidos y entidades independentistas han usado la operación de la Guardia Civil para reforzar su relato contra el Estado y tratar de revitalizarse después de que el “procés” haya empezado a perder protagonismo. La operación, que se ha saldado con 21 detenidos y 31 entradas y registros, forma parte de una investigación sobre la financiación del “procés” abierta por el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona. Carles Puigdemont ha sido uno de los primeros en pronunciarse al respecto y ha denunciado que el Estado intenta “la muerte cívica y política del independentismo”.

“Intentan la muerte política y civil del independentismo porque tres años después de la declaración de independencia continuamos luchando por una causa justa y democrática. No se han salido con la suya, y no se saldrán. Todo el apoyo a los detenidos en esta nueva ola represora”, ha dicho a través de las redes sociales. Lo cierto es que de los detenidos, hay una figura, sobre todo, cercana a Puigdemont: Josep Lluís Alay, una de las personas de su núcleo de confianza -cuando detuvieron al expresident en Alemania le acompañaba en el coche y ahora es su jefe de oficina-. También David Madí es una figura próxima a Puigdemont, aunque, principalmente, es un hombre de la máxima confianza de Artur Mas.

Oriol Junqueras también ha reaccionado a la operación policial. “La represión contra el independentismo no tiene freno. Nuestras convicciones y determinación tampoco. No desfalleceremos. Por la libertad, la justicia social y la República catalana. Mi apoyo a las personas detenidas”, ha sostenido a través de las redes sociales.

Lo cierto es que este golpe al “procés” -se investiga posibles delitos relacionados con la corrupción y desórdenes públicos (entre ellos, el desvío de fondos para financiar la estructura de Puigdemont en Bruselas)- se ha producido justo 24 horas después del tercer aniversario de la declaración unilateral de independencia. La DUI pasó de puntillas ayer y se convirtió en un señal más de la desmovilización que atraviesa el separatismo.

También Quim Torra ha exigido que se acabe con la “represión”. “El estado español continúa insistiendo en su deriva represiva y autoritaria. Este es su mensaje de diálogo. Exijo la libertad inmediata de todos los detenidos en esta operación vergonzoso. O monarquía española o República catalana”, ha exclamado.

El expresident Mas ha defendido a Madí -uno de los detenidos- y se ha mostrado “convencido” de que no ha cometido ninguna irregularidad. De hecho, ha contraatacado y ha criticado los “shows” y las operaciones policiales “espectáculo”. “Ya estamos acostumbrados a grandes operaciones espectáculo, grandes detenciones, grandes historias, y después resulta que todo es un tema de construcción muy a menudo de gran repercusión mediática; y a la hora de la verdad, ¿qué se está investigando? ¿Unas subvenciones? ¿Plataformas deportivas? ¿Selecciones deportivas catalanas?”, ha ironizado.

El expresidente de la Generalitat ha afirmado así estar “a favor” de si “alguien en algún momento, y no hablo de desvíos, ayudó a que las selecciones deportivas catalanas pudieran coger cuerpo o tirasen adelante, si estuvo correctamente hecho, que es lo que yo he de presuponer”. Pero ha reiterado sus críticas a esos “espectáculos” policiales. “¿Para eso hace falta detener a gente? -se ha preguntado-. Para eso vas a la Administración y pides los expedientes. No hace falta montar todos estos shows. No es la primera vez que pasa ni desgraciadamente será la última. Pero no lleva a ninguna parte una cosa así. No niego que se deba investigar una cosa que esté bajo sospecha, pero hay caminos mucho más normales y racionales”.