Cataluña, preconfinada: cierra el perímetro 15 días y los municipios los fines de semana

El Govern impone un “paro social de país” y pide a los ciudadanos que no salgan de casa excepto para ir al colegio, a trabajar cuando no se pueda hacer teletrabajo y a comprar productos esenciales

Vista de la carpa montada para la realización de pruebas PCR frente al CAP del Passeig Sant Joan de Barcelona este miércoles. EFE/Enric Fontcuberta
Vista de la carpa montada para la realización de pruebas PCR frente al CAP del Passeig Sant Joan de Barcelona este miércoles. EFE/Enric FontcubertaEnric FontcubertaEFE

En la carrera que el virus de la Covid-19 y la ciudadanía disputan desde hace siete meses en Cataluña, el primero ha conseguido sacar tres cabezas de ventaja al segundo en sólo veinte días: se ha pasado de una media de mil y pico nuevos infectados diarios a 5.000 y de 170 ingresados en la UCI a 434. Las restricciones que hace dos semanas entraron en vigor para frenar los contagios –como el cierre de la restauración o el toque de queda– no han bastado para dejar el virus atrás. El objetivo era llegar a una velocidad de transmisión de 1 (RT), el primer paso para doblegar la curva. Y aunque hay indicios de que las restricciones han ayudado a desacelerar el riesgo de rebrote, la RT se ha quedado en 1,34. Esto quiere decir que 100 infectados contagian a 134 personas. Sigue siendo una cifra alta, que combinada con un elevado número de contagios diarios hace un cóctel explosivo porque este virus tiene un crecimiento exponencial y si no se adoptan medidas en una semana, habrá más de 7.000 casos diarios.

Para evitar esta proyección y el colapso del sistema sanitario en quince días, Cataluña estrena esta medianoche nuevas medidas: un cierre perimetral durante quince días, las suspensión de las actividades culturales, de la restauración, las extraescolares y el cierre de los gimnasios, además de confinar perimetralmente los municipios el fin de semana para evitar al máximo la movilidad y la interacción social. El mensaje es «todos en casa, excepto para ir al colegio, al médico, a trabajar cuando no se pueda teletrabajar y a comprar productos esenciales». Es la fórmula más parecida al confinamiento de 15 días que los expertos recomendaban, pero para el que no tiene competencias.

Evitar el colapso de las UCI

En apenas una semana, Cataluña ha sumado más de 30.400 nuevos casos de covid, 5.761 en las últimas 24 horas. Según cuenta el doctor Jacobo Mendioroz, coordinador de la Unidad de Seguimiento de la COVID-19, un 1% de las nuevas infecciones puede acabar en la UCI. Y si estos cálculos se cumplen, en las próximas dos semanas, los ingresos de personas con covid grave podrían llegar a los 50 diarios. En estos momentos, hay 434 personas ingresadas en cuidados intensivos. Pero las proyecciones que baraja el departamento de Salut a partir de un programa de inteligencia artificial de la Universidad de Barcelona advierten de que si no se frenan los contagios, la tercera semana de noviembre se llegará a 1.500 pacientes críticos. Es la cifra a la que se llegó el pasado 6 de abril, en el pico de la pandemia de la primera ola. Y es un riesgo que Cataluña no puede volver a asumir porque implica desprogramar intervenciones, secuestrar a personal sanitario que atiende otras patologías y dejar de atender a enfermos no covid, con el agravante de que médicos y enfermeras están agotados. «Sólo paramos 15 días en junio, desde julio estábamos teniendo una media de 30 pacientes con covid ingresados en el hospital y ahora tenemos 120. Estamos cansados, pero intentamos tirar adelante, aunque si los 120 enfermos se multiplican por tres en las siguientes semanas, no aguantaremos», avisa el doctor Juan Pablo Horcajada, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y coordinador general de COVID-19 del Hospital del Mar.

Con estas proyecciones y una incidencia acumulada de 654 casos por cada 100.000 habitantes, Cataluña estrena restricciones. El mensaje es que hace «falta un paro social». En Francia, con 660 casos por cada 100.000 habitantes, Emmanuel Macron ha confinado a todo el país, sólo estará permitido salir de casa para ir al colegio, al médico, a trabajar o comprar productos imprescindibles. El gobierno catalán tenía esta opción encima de la mesa, pero a falta de competencias, ha hecho un encaje de bolillos para dar con una fórmula que limite las interacciones sociales al máximo. Las reuniones para perfilar las nuevas restricciones han sido largas y no exentas de tensiones entre ERC y JxCat, según fuentes cercanas ala negociación.

Pese a las protestas del sector de la restauración, finalmente, se ha prolongado el cierre de bares y restaurantes. Además de alargar las medidas vigentes, se decreta un confinamiento perimetral de quince días con un adicional por municipios los fines de semana que impedirá que los ciudadanos puedan salir de su población desde el viernes a las 06.00 horas hasta la misma hora del lunes. Hay excepciones: los días 31 y 1 de noviembre se permitirá la movilidad para visitar a los difuntos en los cementerios los cementerios. También se permitirá la actividad deportiva al aire libre entre municipios colindantes para que no se repitan las multas de la primera ola a ciclistas o corredores aficionados.

En una solemne intervención junto la portavoz del Govern, Meritxell Budó, el conseller de Interior, Miquel Sàmper y la consellera de Salut, Alba Vergés, el presidente en funciones, Pere Aragonés, precisó que los servicios jurídicos de la Generalidad han trabajado para asegurar que las medidas se adaptan al decreto, pero el Gobierno matiza que está estudiando la viabilidad.

El Govern por ahora cumple la promesa de mantener los colegios abiertos de infantil a secundaria. En estos momentos, hay 79.524 alumnos confinados un 5,52% del total. Y el acumulado de PCR positivo dentro de las aulas no llega al 1%. La mayoría de los contagios vienen de fuera. La tasa de PCR positivas dentro de los centros escolares es de un 4%. Fuera esta cifra alcanza un 12%. La OMS da por controlada la pandemia cuando esta tasa no supera el 5%. Los alumnos de Bachillerato y FP, en la medida que puedan harán clases virtuales hasta el final del trimestre, aunque mañana harán clase normal, como hasta ahora. También se harán las extraescolares que tocaban, pero a partir de la semana que viene, las extraescoalres se anulan a excepción de las que se hagan en el colegio con grupo burbuja. El Govern ha dado aire a las escuelas para organizarse. Las medidas entrarán en vigor el lunes.

Para revertir estas medidas hay que disminuir la RT por debajo de 1; tener un máximo de 300 pacientes en la UCI y bajar los contagios diarios a mil. “Dentro de quince días analizaremos estos parámetros para decidir si alargamos estas medidas más tiempo”, ha avanzado Aragonés.

“Todo el mundo en casa”

Durante los próximos quince días el mensaje es recogerse en casa. Cierran los gimnasios y los centros comerciales, sólo podrán abrir los establecimientos que vendan productos de primera necesidad. Se permite abrir al pequeño comercio con un aforo del 30%. Los locales de más de 800 metros cuadrados tendrán que acotar su espacio a esta medida. Se permite abrir a las peluquerías, pero no a los centros de estética que ofrecen servicios que implican contacto físico. Pensando en la salud mental y física de los ciudadanos, los parques y jardines seguirán abiertos hasta las 20.00 horas.

15 días sin teatro, cine ni bibliotecas

Aunque han demostrado que no son foco de contagios, el Govern obliga a la cultura a bajar el telón. Cierra cines, teatros y bibliotecas, sólo se podrá ir para devolver préstamos. Los museos y las galerías de arte y centros de exposiciones sí podrán abrir.

Ayudas de 300 millones

Para paliar el daño económico de este “paro social”, el Govern ha anunciado una inyección de 300 millones de euros. El sector de la restauración y los centros de estética, que llevan quince días cerrados, recibirán 50 millones extra que se suman a los 40 millones anunciados hace dos semanas. El mundo de la Cultura contará con 17,2 millones de euros de ayudas; las entidades deportivas federadas, con 10 millones de euros, y las organizaciones dedicadas al ocio y tiempo libre, con 20 millones.

Además, destinará 125 millones de euros para atender a familias y colectivos vulnerables. Durante los próximos 15 días se frenarán los desahucios y se entregará un partida extraordinaria al Banco de Alimentos y la Cruz Roja para dar cobertura a necesidades alimentarias.

“La situación es crítica”, subrayan el presidente en funciones. En las últimas 24 horas, han ingresado 182 enfermos de covid más en los hospitales. Ya hay 2.387 ingresados. En paralelo, crecen las defunciones, el departamento de Salut ha sumado 78 fallecidos por covid, son el doble que ayer. Desde el inicio de la pandemia, el nuevo coronavirus se ha cobrado la vida de 13.974 personas.