Disturbios y cargas policiales en Barcelona por las nuevas restricciones contra el coronavirus

Al menos 24 personas han resultado heridas por pedradas y otras 12 han sido detenidas

Las escaramuzas de la semana pasada entre negacionistas del coronavirus y Mossos se han convertido en un ensayo de lo que estaba por venir. Esta tarde, unas 1.500 personas se han concentrado en la plaza Sant Jaume frente a la Generalitat para mostrar su rechazo ante las medidas aplicadas por el Govern para frenar la pandemia.

La protesta, que discurría por los cauces habituales, ha terminado, sin embargo, con altercados y cargas policiales. Entre los manifestantes, representantes del sector de la restauración, los gimnasios y también de grupos contrarios a las restricciones decretadas en Cataluña recientemente.

La concentración ha comenzado de forma pacífica pero, a medida que el número de concentrados iba a más, la protesta ha subido de tono.

Un grupo de unos cincuenta manifestantes se desmarcaba del grueso de la manifestación para encender bengalas y lanzar las vallas metálicas que protegían la Generalitat contra los propios agentes que formaban el cordón policial.

Los Mossos han cargado por la plaza y las calles adyacentes para dispersar a los manifestantes, que a su paso montaban barricadas y les prendían fuego con los contenedores.

Los bomberos han tenido que intervenir para apagar los pequeños incendios que se iban formando por el centro de la ciudad mientras los sanitarios han tenido que atender a 24 personas, entre ellas 17 agentes de los Mossos.

La policía catalana, a su vez, a través de su cuenta de Twitter pedía al filo de las 20.00 horas a los ciudadanos que no se acercasen a las las inmediaciones de la plaza Sant Jaume, porque “se están produciendo incidentes protagonizados por un grupo de personas concentradas”.

El director de Mossos, Pere Ferrer, en declaraciones a Rac1, ha apuntado a que, entre los manifestantes, se han infiltrado grupúsculos “de extrema derecha muy violentos y organizados”. Además, ha deslizado la posibilidad de que estén coordinados con protestas ocurridas en otras ciudades como Italia.

Fuentes del cuerpo han explicado que tres de los detenidos están denunciados por presuntamente participar en los altercados y hacer barricadas mientras que los otros dos arrestados están denunciados por un presunto delito de atentado a un agente tras haberse “resistido activamente” a ser identificados, y no por altercados ni desórdenes públicos

La convocatoria, que no la firmaba ninguna entidad en concreto, llamaba a movilizarse a los sectores más afectados por las restricciones que, desde la desescalada, ha ido aplicando el ejecutivo catalán: la hostelería y el ocio nocturno, que llevan dos semanas cerrados; sectores turísticos y culturales; además de gimnasios y clubes deportivos, que han tenido que cerrar este jueves.

Convocatoria de la manifestaciónLa Razón

Así las cosas, la convocatoria que ha circulado por las redes sociales insta a concentrarse en contra “de los políticos que se ríen de nosotros, todo el pueblo al límite de la máxima pobreza”. La convocatoria subraya que “no es política” y que no tiene el apoyo de “ningún movimiento político” porque “no es ni de izquierdas ni de derechas”. El cartel recomienda que cada uno “lleve su pancarta, su mascarilla y respete las distancias de seguridad”.