Barcelona culmina la retirada de la medalla de la ciudad a Juan Carlos I

Colau ha sumado sus votos a los partidos independentistas para dar luz verde a la medida

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, preside el pleno municiapal de este mes de octubre.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, preside el pleno municiapal de este mes de octubre.Servicio Ilustrado (Automático) EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO

Tras un periplo de tres meses desde la celebración de un pleno extraordinario a finales de agosto, Juan Carlos I, desde hoy, deja de tener la medalla de oro de la ciudad de Barcelona. Tal y como ocurrió durante los trámites, la votación ha supuesto un cisma entre los dos partidos de gobierno, BComú y PSC. Así, los votos de los comunes de Ada Colau han resultado indispensables para retirar los honores. Es decir, la medida ha contado con los apoyos de BComú, ERC y JxCat. Mientras que PSC, Ciudadanos, PP y Barcelona pel Canvi han votado en contra.

El concejal de BComú, Jordi Rabassa, ha defendido la retirada de los honores recordando el “abuso de una situación de privilegio de un rey huido a un regimen totalitario. Incluso Felipe VI ha renegado de su herencia. No se cuestiona la presunción de inocencia, pero se denuncia las actitudes reprobables”.

Desde el PSC, Laia Bonet ha señalado que, si bien condenan la actitud de Juan Carlos I, no comparten la confusión deliberada de la persona con la institución. “Es como si las actitudes de Pujol contaminasen a toda la Generalitat. La revocación de a medalla tendría que darse tras una sentencia. Esa es nuestra discrepancia”. Desde la bancada popular, el concejal Josep Bou ha terminado su defensa a la figura del monarca con un “Viva el rey” secundada solo por el regidor de Ciudadanos.

En el informe que justifica la retirada de la medalla recoge distintas “polémicas” del rey emérito, como la participación en una cacería de elefantes en Botswana en 2012; la renuncia de Felipe VI a la herencia de su padre, y su marcha de España a los Emiratos Árabes.

Rabassa afirmo durante la tramitación del expediente que este informe se ha hecho llegar a la Casa Real (por ser el domicilio oficial de la persona a la que se le quiere retirar la Medalla), y ha añadido que no se ha recibido ninguna alegación durante el período establecido para ello.

El Ayuntamiento considera que estos hechos “ponen en cuestión su integridad ética y moral”, así como la integridad de sus acciones mientras ejercía su cargo, la gestión de los presupuestos públicos, la transparencia y la coherencia entre su discurso público y sus actividades.