Cataluña descarta el confinamiento total y dice que las restricciones ya dan sus frutos

Se reduce la velocidad de transmisión de la enfermedad tras las severas medidas de hace 15 días, aunque siguen creciendo los contagios y fallecidos diarios

Vista de Diagonal de Barcelona, este martes, cuando el Govern ha anunciado que las restricciones "duras" que se han impuesto en Cataluña ya "están dando frutosEnric FontcubertaEFE

Cataluña parece ir en dirección opuesta en la gestión de la segunda oleada del coronavirus. Mientras Asturias suplica por un confinamiento total que el Gobierno niega, la Generalitat sigue conteniendo la respiración aunque mira con cierto optimismo los últimos datos y descarta por ahora el cierre domiciliario total. El argumento: las severas restricciones aplicadas hace dos semanas “están empezando a dar sus frutos” y se reflejan ya en las cifras, en concreto en la velocidad de transmisión de la Covid-19.

La clave para entender la evolución del coronavirus es la famosa Rt, el indicador que muestra la rapidez con la que se propaga la enfermedad. Actualmente, y dos semanas después del cierre total de bares y restaurantes y del posterior toque de queda, la cifra se sitúa en 1,02. Es decir, 100 personas contagian a 102, un dato positivo teniendo en cuenta que antes del 16 de octubre se encaramó hasta 1,70, con lo que 100 infectaban a 170. El objetivo sigue siendo que la Rt se sitúe por debajo de 1 después de seis días consecutivos de descenso sostenido.

Este cambio notable en la tendencia debería llevar a reducir el número de contagios diarios la próxima semana y, en consecuencia, a rebajar el número de hospitalizaciones, de enfermos graves y de presión asistencial en las ucis, el gran quebradero de cabeza de las autoridades sanitarias. Es decir, a empezar a doblegar la curva epidémica. Todo a su tiempo -a dos-tres semanas vista- y bajo el efecto dominó que implica la disminución de la velocidad de transmisión.

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Ejecutivo catalán, la portavoz Meritxell Budó ha indicado que, si bien la experiencia de esta pandemia aconseja “no descartar ningún escenario”, en estos momentos el Govern “no contempla un confinamiento total”. Así, y tras remarcar que las severas restricciones “están dando sus frutos”, ha considerado que las medidas actuales de “semiconfinamiento” son “útiles” y “suficientes para llegar a estabilizar las cifras”, con el objetivo de que dentro de algún tiempo se pueda ir “recuperando la normalidad”.

Sin fijar fecha ni horizonte, la portavoz del Govern ha llamado a hacer autocrítica y a gestionar mejor una hipotética recuperación de la actividad en el futuro: “No podemos hacer otro San Juan, lo tendremos que hacer mejor”, ha remarcado en referencia al cambio exprés de fases a principios de verano para recuperar cuanto antes la “nueva normalidad”.

De hecho, la nota negativa de la jornada sigue siendo el elevado número de contagios –continúa habiendo muchos positivos, con 6.210 notificados en las últimas 24 horas, también fruto del retraso acumulado en los laboratorios de PCR– y el número de fallecidos, con 134 más reportados hoy según los últimos datos facilitados por el Departament de Salut. Esta elevada cifra de muertos, que ha situado en 14.274 el número de víctimas de la Covid-19 en Cataluña desde el inicio de la pandemia, son difuntos que fallecieron en días anteriores pero que las funerarias notifican con retraso, informa Efe.

También los hospitales han comenzado a notar la ralentización de la epidemia, y ayer había 2.671 personas ingresadas, 16 menos que el día anterior, aunque sigue creciendo el número de enfermos graves de coronavirus que están en las ucis, 490, nueve más que la víspera, una cifra que se espera que también comience a disminuir en los próximos días.