La Generalitat prohíbe los actos religiosos con más de 100 personas en Cataluña

La medida llega tras una reunión entre el Arzobispado de Barcelona y la conselleria de Justicia

La consellera de Justicia de la Generalitat, Ester Capella, y el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, reunidos en Barcelona, CONSELLERIA DE JUSTICIAServicio Ilustrado (Automático) CONSELLERIA DE JUSTICIA

La Generalitat limitará casi de inmediato, podría ser el miércoles 11 de noviembre, la asistencia a los actos religiosos a un máximo de 100 personas, además de la restricción ya vigente del 30% del aforo, han explicado fuentes del Arzobispado de Barcelona y de la conselleria de Justicia. Ambas partes han precisado que la limitación se aplicará aunque la celebración sea en un espacio de grandes dimensiones.

La consellera de Justicia, Ester Capella, y el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, se han reunido y han “compartido los respectivos puntos de vista en relación con el aforo de los actos religiosos, en un clima de cordialidad” en el marco de la relación habitual entre la conselleria y el Arzobispado.

La reunión ha llegado tres días después de la misa de beatificación de Joan Roig Dipple en la Sagrada Familia de Barcelona, que congregó a casi 600 personas, y que suscitó críticas desde sectores políticos y culturales, ante las que el Arzobispado defendió que se había respetado las medidas sanitarias.

De hecho, la Generalitat anunció la apertura de un expediente al Arzobispado por la celebración del acto. La institución y la Sagrada Familia aseguraron que el gobierno catalán era conocedor de la ceremonia, pero el ejecutivo lo negó.

En la reunión, ambos han compartido la necesidad de “tomar todas las medidas necesarias para proteger la salud de la ciudadanía y, a la vez, garantizar el derecho fundamental a la libertad religiosa y de culto”, ante lo que el departamento ha explicado al cardenal la nueva restricción que aplicará el Govern.

La Conselleria y el Arzobispado han “convenido que hay que intensificar la comunicación” entre el Govern y los representantes de todas las religiones. Capella y Omella también han expresado su deseo de que la situación sanitaria mejore “para poder levantar las restricciones y recuperar la normalidad lo antes posible”.