Concejales de Ciudadanos en Cataluña preparan el salto a Vox

Ediles del partido de Arrimadas tantean y negocian su incorporación a la formación de Abascal

En un momento en que Ciudadanos ha puesto rumbo a las elecciones catalanas del 14 de febrero con unas perspectivas desfavorables y algunas decisiones de la dirección han causado malestar interno, como la nueva relación entablada con el Gobierno de Pedro Sánchez o el cese de Lorena Roldán como candidata a la Generalitat tras ser escogida en primarias, algunos concejales del partido en Cataluña han decidido empezar a sondear un camino distinto: dejar el partido e incorporarse a Vox. Según ha podido saber este diario, hasta tres ediles del partido naranja han mantenido contactos con la dirección de la formación de Santiago Abascal en la provincia de Barcelona para tratar de dar el salto.

De momento, no se ha concretado en nada porque desde la dirección de Vox se toman con prudencia este tipo de cambios. El ofrecimiento de estos concejales, que también ejercen de máximos responsables en sus respectivos municipios, incluye la incorporación del resto de miembros de la agrupación, movimiento del que recelan en Vox, ya que sospechan que pueda acarrear la exigencia de algún tipo de contrapartida y prefieren que las afiliaciones se produzcan de forma individual. Dos de los concejales son de municipios del Baix Llobregat y el otro es del Vallès Oriental, comarcas del entorno de Barcelona.

Vox, que es un partido que funciona con estructura provincial en lugar de autonómica -como el resto de partidos de ámbito nacional-, está todavía en fase de implantación territorial en Cataluña. La nueva dirección en la provincia de Barcelona, liderada por el abogado Juan Garriga, asumió las riendas de manera interina en noviembre de 2019 y ha sido ratificada en las elecciones internas de septiembre de este año, y tiene como objetivo, precisamente, ir musculando al partido.

La falta de orden e implantación le costó al partido un muy mal resultado en las pasadas elecciones municipales –mayo de 2019-, cuando solo consiguió tres concejales en toda Cataluña. De formalizarse el paso de estos concejales, el partido ganaría músculo territorial: ahora tiene en Barcelona más de 2.480 asociados y, mes a mes, sigue creciendo en afiliación -en los tres días posteriores a la moción de censura recibieron más de un centenar de afiliados-. Ciudadanos logró 238 concejales en Cataluña en las pasadas elecciones municipales, de los cuales 160 en la provincia de Barcelona.

En paralelo, Ciudadanos, que pagó muy caro el ciclo electoral de 2019 –en las municipales no fue capaz de cumplir con las expectativas y en las generales se desplomó-, es incapaz, de momento, de frenar la hemorragia de votos de cara a las elecciones catalanas del 14 de febrero. De hecho, parte de esos votantes se irán previsiblemente con destino a PP y PSC, pero también a Vox, a quien las encuestas proyectan entre 3 y 5 diputados en el Parlament.