La desescalada será por tramos y se revisarán cada quince días

Segundo objetivo a tocar, a una semana de levantar las restricciones: 1.100 positivos en un día. La velocidad de transmisión baja a 0,78, pero el tercer objetivo aún está lejos, hay 587 en la UCI y hay que llegar a 300

Un aficionado del CF Montañesa de la Tercera División sigue el partido de su equipo desde el exterior del recinto en barrio de Nou Barris de Barcelona al permanecer cerrado al público general por las restricciones impuestas para prevenir el Covid-19, hoy domingo, cuando el riesgo de rebrote del coronavirus en Cataluña ha bajado de los 500 puntos por primera vez desde mediados de octubre, cuando se iniciaron las restricciones, mientras la velocidad de transmisión (Rt) ha caído tres centésimas, hasta el 0,80, aunque siguen subiendo los ingresados en hospitales. EFE/Quique GarciaQuique GarciaEFE

El próximo lunes, 23 de noviembre, es la fecha fijada por el Govern para empezar a relajar las restricciones. Hará 40 días que los bares y restaurantes están cerrados, 36 días del toque de queda y casi un mes que se obligó a bajar el telón a la cultura y que los gimnasios cerraron. Aunque los datos epidemiológicos no sean los deseados, la consellera de Salut, Alba Vergés, ha confirmado esta mañana que empezarán sí o sí con una desescalada gradual y lenta en tres o cuatro fases. Se hará por tramos y las medidas se revisarán cada 15 días. A lo largo de esta semana, el Govern trabajará con los sectores afectados los detalles de este plan. La idea es empezar por reabrir las terrazas y permitir actividades al aire libre. Pero todo indica que seguirá en pie el toque de queda, el cierre perimetral de Cataluña y las limitaciones de la movilidad entre municipios los findes de semana. A menos de un mes de la Navidad no se quiere cometer el mismo error que en San Juan, tras el primer confinamiento. El doctor Jacobo Mendioroz, que dirige la unidad de seguimiento de la Covid-19, sostiene que para evitar una tercera ola en Fin de Año, no se puede hacer otra desescalada exprés, ni si quiera aunque los datos acompañen.

El Govern se había marcado tres objetivos para levantar las restricciones: reducir la velocidad de transmisión a 0,8; los nuevos contagios a mil, y los enfermos graves ingresados en la UCI a 300. El primer objetivo se ha cumplido ya: la velocidad de propagación del virus se sitúa ya en 0,78. El segundo está a tocar, el último parte habla de 1.100 contagios nuevos en las últimas 24 horas. Queda por ver si esta cifra se sostiene a lo largo de esta semana y sigue su tendencia a la baja.

El descenso se estos dos parámetros empuja el riesgo de rebrote hacia abajo. Este lunes se sitúa en 438 es un número similar al que había el 13 de octubre, antes de entrar en vigor las restricciones. Pero todavía sigue siendo un número alto, según la indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, que a partir de cien considera que el riesgo es alto.

Pese a la mejora en los índices epidemiológicos, los hospitales siguen en tensión, con 2.535 pacientes de covid ingresados, once más que ayer, de los que 587 están graves en la UCI, siete más que la víspera. También se han notificado 52 defunciones. La prórroga de las restricciones estaba pensada para rebajar esta tensión. Aunque no es una ciencia cierta, el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, calculó que en diez días podría rebajarse el número de ingresos nuevos en las unidades de cuidados intensivos y empezar a liberarse camas. La estancia media de un enfermo de covid se ha reducido respecto a la primera ola, aunque como señala médicos como el doctor Robert Güerri, jefe de sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas y coordinador de hospitalización de COVID-19 del Hospital del Mar, cada enfermo es un único.

La incidencia acumulada de casos en los últimos 14 días (IA14) también sigue bajando y es de 593,99 casos por cada 100.000 habitantes. La jefa de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Vall d’Hebron, Magda Campins, señala que lo ideal es que la incidencia fuera de 100. Es una cifra a la que es viable llegar en los próximos días. La positividad de las PCR y de los test antígenos también cae y ya es del 9,02 %, tres puntos porcentuales menos que hace dos semanas.

Barcelona, la zona más densa, va por buen camino

En la ciudad de Barcelona el riesgo de rebrote se ha situado en 407 -37 puntos menos que ayer-, mientras que la velocidad de transmisión ha caído tres décimas, hasta el 0,82.

El número de fallecidos en Cataluña por covid contabilizados hasta hoy suma 15.132, el pasado 5 de noviembre se alcanzó el máximo de la segunda ola con 84.