Los comunes ven “viable” reformar el delito de sedición antes de la campaña de las elecciones

El portavoz Joan Mena deja entrever que podría llegar antes la aprobación de la reforma del Código Penal que el indulto

El diputado de los comunes en el Congreso Joan MenaMariscalEFE

El portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, ha dejado entrever este lunes que los presos del 1-O podrían conseguir antes la libertad por la reforma del Código Penal que por la vía del indulto, una salida que el diputado ha situado a finales del mes de enero y que les permitiría hacer campaña para el 14-F.

En rueda de prensa, Mena ha apuntado que “lo ideal” sería que los condenados por el Tribunal Supremo por delitos como rebelión, sedición y malversación, por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, pasen las “fiestas navideñas en casa”. “El objetivo es que estén en la calle lo antes posible (...). Creemos (que será factible) el compromiso de que puedan estar en la calle para hacer campaña en el mes de enero”, ha apuntado.

Mena ha señalado que hace meses que el portavoz de los comunes en el Congreso, el jurista Jaume Asens, viene trabajando en una reforma del delito de sedición que el ministro de Justicia “tiene sobre la mesa”.

Por otro lado, ha señalado que el indulto, medida de gracia que debe aprobar el Ejecutivo, puede llevar varios meses. Ambas vías por tanto se estarían “trabajando” y “preparando”, según Mena, quien ha dejado entrever que podría llegar antes la aprobación de la reforma del Código Penal para el delito de sedición que el indulto. “En un mes podemos tener muy avanzada esa modificación”, ha asegurado.

Según el portavoz de Catalunya en Comú, que los presos del 1-O estén en libertad y participando en actos de calle durante la campaña electoral de los comicios del 14 de febrero “destensionará la calle” y “terminará con una anomalía democrática”.

Hasta ahora, desde los comunes se apuntaba Navidad como horizonte para la salida de los presos, una puesta en libertad que solo podía pasar por un indulto inminente dado que la reforma del Código Penal requiere más tiempo por el imprescindible trámite parlamentario.