El PDeCat deja en el aire su voto a la reforma educativa

Expresa sus dudas sobre el blindaje del modelo de inmersión lingüística en Cataluña y de la escuela concertada

El diputado del PDeCAT, Sergi Miquel i Valentí, en rueda de prensa.Servicio Ilustrado (Automático) CONGRESO

El PDeCat deja en el aire su voto sobre la nueva Ley Celaá hasta el jueves. De momento, el partido de Àngels Chacón y Artur Mas, que cuenta con cuatro diputados en el Congreso, muestra su satisfacción porque deroga la anterior Ley educativa impulsada por el exministro José Ignacio Wert, pero considera que el nuevo texto tiene aún aspectos a mejorar para que obtenga su respaldo. En concreto, dos cuestiones: el blindaje del catalán y la escuela concertada.

Así, el diputado en el Congreso, Sergi Miquel, ha asegurado esta mañana que el nuevo texto deja “margen para la interpretación” sobre cuál debe ser la lengua en que se desarrollen las clases en Cataluña. A su juicio, el hecho de que se incorpore que las “administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos y alumnas a recibir enseñanzas en castellano” puede dar pie a dudas y “perjudicar” el modelo de inmersión lingüística catalán ya que no queda concretado quién puede influir y determinar en qué lengua se imparten las clases, aunque también ha destacado que se haya suprimido la referencia explícita al castellano como lengua vehicular.

Asimismo, Miquel ha defendido que la escuela concertada forma parte de “una tradición educativa catalana que hay que preservar” que genera un “gran consenso en Cataluña”. “Es un ecosistema rico, plural y diverso”, ha defendido y, por ello, ha mostrado su rechazo a las modificaciones que imprime la Ley Celaá sobre la escuela concertada, como la limitación del derecho de los padres a escoger centro educativo para sus hijos. Miquel ha defendido permitir a los padres poder escoger en qué centro educar a sus hijos según sus necesidades.

De este modo, el PDeCat está trabajando ahora en enmiendas al articulado para mejorar ambas cuestiones y están a la espera de cómo queda redactado el texto para definir su sentido del voto. La votación es el jueves en el Congreso de los Diputados. “Celebramos la derogación de la Lomce, pero no puede ir acompañado de un cheque en blanco. El texto no está cerrado y hay tiempo para enmendarlo hasta el jueves”, ha expuesto Miquel esta mañana.