Copito de Nieve resucita en Barcelona

El Museo de Cera de inicia etapa incorporando nuevas figuras y cambiando su propiedad

Las figuras de Copito de Nieve y Greta Thunberg a las puertas del Museo de Cera de BarcelonaMuseo de Cera de Barcelona

El Museo de Cera de Barcelona, tras demasiados años enclaustrado en el pasado, inicia una nueva andadura. Si hace unos meses sabíamos que la institución situada al final de la Rambla estaba en venta, desde hace poco tiene una nueva propiedad que ha decidido darle un nuevo impulso a este centro.

Esta mañana llegaron las primeras dos figuras de las 120 que formarán parte de este espacio. Son las de la activista Greta Thunberg y la del gorila albino Copito de Nieve. Ellos formarán parte de los 28 escenarios diferentes de un renovado museo que, si no hay problemas, volverá a abrir con nuevos aires a partir del 4 de diciembre.

Según fuentes del Museo de Cera, los cambios en el centro supondrán una inversión de 6 millones de euros, además de la creación de 40 puestos de trabajo. Desde el museo no se ha aclarado qué figuras de la anterior etapa seguirán estado en este edificio del siglo XIX, un centro que se inauguró en 1973 gracias a la iniciativa y empeño del escenógrafo Enrique Alarcón. Sin embargo, con el paso del tiempo, el Museo de Cera se había ido quedando anticuado hasta el punto de que la figura política más actual era la de Bill Clinton, además de no incorporar iconos de la ciudad como Messi. Ahora se busca un cambio total incorporando avanzada tecnología y nuevos personajes de actualidad, además de iconos de la música, el deporte, el cine, la cocina o la historia.

La nueva propiedad está en manos de la empresa Advanced Leisure Services (ALS), gestora de diferentes espacios culturales. Junto a ellos está un grupo de socios entre los que se encuentra Toni Cruz, expresidente de Endemol, como director creativo del proyecto. “Queremos presentar el Museo de Cera del siglo XXI, con un concepto innovador y moderno, donde se apuesta por la tecnología para crear un espacio con experiencias interactivas y una filosofía selfie-friendly que garantice la mayor y más memorable experiencia para todos los visitantes”, afirma Toni Cruz, director creativo del proyecto.