Álvarez de Toledo acusa a Sánchez de ser el “heredero directo” de Franco en política lingüística

La diputada del PP carga contra la “marginación” del castellano en Cataluña como lengua vehicular tras la nueva Ley Educativa

La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, en Córdoba
PP
12/10/2020
La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, en Córdoba PP 12/10/2020 PP

Cayetana Álvarez de Toledo se ha mostrado hoy contundente contra la recién aprobada Ley Celaá -la nueva norma educativa-, que retira la referencia explícita al castellano como lengua vehicular. A su juicio, con este movimiento, Pedro Sánchez se convierte en “heredero directo” de la política lingüística de Franco por “marginar” y “no respetar la lengua materna” de los castellanohablantes. “Esta Ley trae una fractura inédita. Hay elementos que provocan una contestación social altísima”, ha afirmado la diputada del PP en el Congreso, aludiendo también a la posibilidad de pasar de curso con suspensos o loa “ataques” a la libertad de elección de centros.

“España es diferente. Tenemos un socialismo que se empeña en que España sea diferente en el sentido peyorativo”, ha asegurado, y ha recordado que China ha introducido el español como asignatura en la escuela y Europa lo recomienda. En este sentido, esta política lingüística considera que es propia de “reaccionarios” que “anteponen el interés abstracto de las personas al interés concreto de las personas”.

“Nadie busca proteger el español, no hace falta, goza de una excelente salud. Lo que no goza buena salud son los derechos de los catellanoshabalntes”, ha advertido. “No hay ningún centro en Cataluña donde el castellano sea lengua vehicular. No se cumple la ley en Cataluña”, ha afirmado, en referencia a que, si los padres no lo reclaman ante los tribunales, todos los centros educativos públicos disponen del catalán como única lengua vehicular.

Por otro lado, también ha valorado el pacto de Sánchez con Bildu. “Sánchez no se atreve a citar a Bildu, probabemente, `porque se avergüenza, aunque no lo suficiente. Bildu es un partido legal porque no se cumple la ley”, ha planteado. “Hay un punto de inmoralidad que no se había alcanzado nunca”, ha zanjado en una rueda de prensa telemática.