Aparecen troceadas dos esculturas robadas de los Juegos Olímpicos de Barcelona

Un hombre ha ingresado en prisión como presunto autor del delito tras venderlas como chatarra

Un mosso sostiene lo que se ha podido salvar de una de las esculturas
Un mosso sostiene lo que se ha podido salvar de una de las esculturasMossos d'Esquadra

Un hombre ha ingresado en prisión como presunto autor material del robo en Barcelona de dos esculturas conmemorativas de los Juegos Olímpicos de 1992, y que se han podido recuperar después de ser troceadas tras la compraventa.

Según informa la policía catalana en un comunicado, se trata de dos esculturas de bronce obra del autor Joan Bordes y denominadas ‘el lanzamiento’, que habían sido robadas de la Avinguda del Estadi de Barcelona, y que ya han sido devueltas al ayuntamiento, que se encargará de restaurar y reponer en su lugar estas piezas.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre, cuando los Mossos tuvieron conocimiento del robo de la escultura “Niño con pelota” en la Avenida del Paralelo, que formaba parte del conjunto artístico de ocho esculturas que se instalaron en diferentes puntos del entorno de la montaña de Montjuïc para conmemorar la celebración de los Juegos Olímpicos.

En noviembre, y gracias a la colaboración de empresarios del sector, agentes de la Unidad de Policía Administrativa de Barcelona detectaron que un hombre trataba de vender diferentes trozos de una escultura de bronce en una tienda del distrito de Sant Martí, que podía corresponderse con la pieza robada.

Los investigadores localizaron a los vendedores y descubrieron que las piezas de bronce que intentaban vender eran parte de otra escultura de Joan Bordes, llamada ‘el lanzamiento’, que había sido robada de su emplazamiento pocos días antes de una fuente ubicada entre el MNAC y la Avinguda del Estadi.

A raíz de estas indagaciones, los Mossos citaron como investigados por un delito de receptación a las dos personas que habían participado en la compraventa, y localizaron y detuvieron al autor material del robo, un hombre de nacionalidad española, de 41 años de edad y con varios antecedentes policiales.

El detenido pasó a disposición judicial el pasado 13 de noviembre, y el juez decretó su ingreso en prisión.