Carrizosa: “Si el PSC no acepta la coalición es que busca un tripartito, es la prueba del algodón”

Entrevista al candidato a la Generalitat: el dirigente del “partido naranja” presiona de cara al 14-F y pone sus condiciones encima de la mesa

Líder de la oposición en el Parlament, diputado de larga trayectoria y uno de los hombres de confianza de Inés Arrimadas, Carlos Carrizosa relevó por sorpresa a Lorena Roldán como candidato a la Generalitat para tratar de mediar y lograr un acuerdo con PSC y PP y reforzar la línea dura del partido contra el independentismo. El primer objetivo parece lejos de lograrlo y las encuestas pronostican una importante caída para un partido que ganó las elecciones hace tres años.

–El Govern parece roto desde hace meses pero el independentismo ha protagonizado una nueva crisis esta semana con un tema tan sensible como la desescalada.

-Especialmente no se ponen de acuerdo en pandemia. Las grandes pruebas de estrés en política muchos no las superan, y desde luego JxCat y ERC no la están superando, se pelean entre ellos y tienen unos objetivos electorales clarísimos. La crítica en estos momentos debería ser más dura y seria.

–En la recta final de la legislatura, el CIS ha situado esta semana a Ciudadanos como cuarta fuerza con un 8,2% de intención de voto. ¿Llega en mal momento el 14-F?

–El momento es malo para todos los catalanes porque ni siquiera sabemos si todo el mundo podrá ir a votar tranquilamente. Estos resultados, que son bajos, sí que van siendo cada vez mejores. Desde que tuvimos el tropiezo importante hace un año en las generales, hemos ido subiendo. Las encuestas siempre dirán que caemos respecto a 2017, pero respecto a nuestro punto más bajo sí que hemos subido. El resultado va a depender de la movilización del voto constitucionalista, el más abstencionista de todos. Y nosotros contamos con la voluntad de hacer una coalición electoral que suponga un revulsivo y un incentivo de voto para todos los ciudadanos constitucionalistas, que además sepan que votando a esta coalición no se perdería ninguno de sus votos.

-Los partidos en Cataluña han interpretado su oferta de coalición como un signo de debilidad ante las urnas.

-Es falso, estoy convencido de que Cs en solitario sacaría un grandísimo resultado, compitiendo con el PSC que al estar ahora en el Gobierno seguramente goza de una expectativa de voto grande, en disposición de disputar el liderazgo del constitucionalismo en Cataluña, y a mucha distancia del PP y de otros que puedan irrumpir en la cámara. La voluntad es dar a todos los constitucionalistas la posibilidad de votar una lista que sea más fuerte ante el agravio que la ley electoral impone sobre las zonas menos independentistas. La voluntad es dar al electorado constitucionalista la posibilidad que sí ha tenido el electorado independentista: votar listas unitarias. Por eso la insistencia en intentar atraer a un PSC excesivamente tibio que puede tener la tentación de gobernar con ERC y los comunes. Querríamos dar un carpetazo definitivo al tripartito.

-¿Hay negociaciones? El PSC ha rechazado de plano la posibilidad y el PP recela.

-Estamos en una situación de impasse. Sabemos que el PSC explora posibilidades con partidos pequeños del ámbito del constitucionalismo y el PP con partidos todavía más pequeños del ámbito de Manuel Valls. Pero por el momento ninguno de los dos parece especialmente interesado en nuestra coalición.

-¿Debería liderarla Cs?

-Cs podría liderar y debería liderar puesto que nos encontramos en medio, en el centro de PSC y PP. Esa es una buena razón para hacer de puente. La segunda es nuestra representación actual en el Parlament. No es línea roja, es la idea con la que nos sentaríamos y se podría hablar de todo.

-Tienden la mano a los socialistas justo la semana en que el PSOE ha aprobado la ley Celáa que blinda la inmersión. ¿Entiende los recelos del PP? Cs nació en parte para denunciar este propósito.

-Hay cierta contradicción por parte del PP que nunca defendió que los niños en Cataluña pudieran estudiar también en castellano. Hay que recordar que la inmersión lingüística lleva aplicándose décadas tanto con gobiernos del PP como del PSOE.

-La ley Wert sí incluía el castellano.

-Incluyó desviar a los alumnos a los que la escuela pública catalana se negase a ofrecerles el 25% en castellano a otros colegios que arbitraba el Estado. O sea, reconoció que era incapaz de aplicarlo en la enseñanza pública catalana con carácter general. Nosotros apelamos a la moderación de los socialistas para que remedien este desaguisado de la ley Celáa. Si no lo hacen, no vamos a apoyar los presupuestos. Eso no quiere decir que no esperemos hasta el final para que se vea si Pedro Sánchez se aviene a las condiciones de Cs o pacta con ERC y Bildu medidas que atentan contra la soberanía del pueblo español y contra el derecho de estudiar en castellano.

-¿Exigirán estas condiciones al PSC para el 14-F?

-La base primordial es el respeto a la Constitución y a nuestras instituciones. Sobre este respeto, que debe ser manifestado por todos, las mismas condiciones que afectasen al PSOE afectarían aquí al PSC. Todavía no nos hemos sentado para discutir un eventual acuerdo electoral.

-La diputada socialista Eva Granados ha contestado esta semana a Alfonso Guerra recordando que el Estatut impulsado por los socialistas blinda la inmersión lingüística.

El PSOE tradicionalmente ha tenido una posición tibia, cuando no colaboradora, con la inmersión. En su último congreso, pareció que querían cambiar y hacer un guiño a suavizar la ley de inmersión lingüística. En caso de que fuéramos en coalición, exigiríamos esa suavización que ellos mismos en un momento determinado se plantearon abrazar.

-¿Ve posible un tripartito entre PSC, ERC y comunes en la Generalitat?

-Hace unos meses que el PSC dice que no gobernará con ERC y también que no quiere ir en coalición con Cs. Si no quiere ir ni con unos ni con otros, para mí quiere decir que si al final no viene con nosotros va a ir con el tripartito. La prueba del algodón de si los socialistas buscan un pacto con ERC y los comunes va a ser si da un portazo a esta coalición. Es un termómetro indicativo de las intenciones de Iceta en estas elecciones.

-Antes se ha referido a la irrupción de «nuevas formaciones». ¿Teme una posible fuga de votos a Vox?

-Creo que la posición de Cs, que es un centro liberal que no le quita nada en la firmeza de defender los valores constitucionales y la unión, y la concepción de identidad compartida –catalanes, españoles, europeos– es mayoritaria en la sociedad catalana. Y el constitucionalismo se va a inclinar por Ciudadanos por esa identificación y también por el voto útil.