Ayuso: “Si quieren armonizar, que la Generalitat baje impuestos”

La presidenta madrileña cierra esta mañana una visita de dos días a Cataluña en plena polémica por el acuerdo de ERC con el Gobierno sobre los presupuestos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en una rueda de prensa convocada en Barcelona
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en una rueda de prensa convocada en BarcelonaDavid Zorrakino Europa Press

Isabel Díaz Ayuso ha cerrado esta mañana su cuarta visita a Cataluña como presidenta de la Comunidad de Madrid en plena polémica por el acuerdo de ERC con el Gobierno sobre los Presupuestos Generales del Estado y en un clima de precampaña evidente de cara a las elecciones del 14 de febrero. La dirigente popular ha comparecido ante los medios para explicar los detalles de sus reuniones con distintos colectivos sociales y económicos -enfocadas en dos temas claros de actualidad: la defensa del bilingüismo en las aulas y su receta contra el coronavirus, especialmente en el sector de la restauración- y, sobre todo, para rechazar de plano la armonización fiscal que exigen los republicanos en las cuentas -la ha calificado de “ataque desmesurado” y “desleal”- además de defender “con uñas y dientes” su modelo. “Si quieren armonizar, que los presidentes catalanes bajen impuestos”, ha advertido. “Que equiparen la política fiscal catalana a la madrileña”.

“Yo descarto ese mantra sobre la armonización fiscal, que, por cierto, no defiende una armonización del español, una armonización de derechos para todos los españoles y ni siquiera una armonización de la convivencia. Solo pretenden imponer ideológicamente una política fiscal, no para mejorar Cataluña, sino para seguir perjudicando a Madrid”, ha recriminado. Un extremo, este último, que ha repetido en varias ocasiones en la comparecencia de hoy: “Dudo que [los líderes independentistas] quieran lo mejor para Cataluña, quieren lo peor para Madrid”.

En este sentido, la presidenta de la Comunidad ha contestado con sorna a “Rufián, el economista” -como le ha definido tras las exigencias económicas de ERC en las negociaciones sobre los PGE- y ha negado que Madrid sea un paraíso fiscal. “Rufián tiene razón. Madrid es un paraíso, pero de libertad y de respeto a los ciudadanos, y no de imposición política”. Y ha puesto sobre la mesa dos cifras a modo de ejemplo para emplazar a los dirigentes catalanes a bajar impuestos: “Si fuera por ERC, los madrileños pagarían 2.000 euros más al año” y “por 13 impuestos propios que tiene Cataluña, Madrid tiene dos”, insistiendo en su política.

Siguiendo en el plano económico y enlazándolo con la crisis del coronavirus, Ayuso ha criticado que el independentismo “asfixia” económica y socialmente a los catalanes con los impuestos, pero también por el modelo de inmersión lingüística en las aulas que excluye el bilingüismo. “El negocio del independentismo está empobreciendo la convivencia en Cataluña”, ha zanjado.

Campaña en Cataluña

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha exprimido al máximo esta nueva visita a Cataluña y esta mañana ha desayunado con la Junta Directiva de Societat Civil Catalana y se ha reunido con representantes de la hostelería catalana. Ayer, mantuvo varios encuentros, entre ellos con la organización de jóvenes constitucionalistas S’Ha Acabat y con la presidenta de Asamblea por una Escuela Bilingüe, Ana Losada. De hecho y a las puertas de una larga precampaña electoral rumbo a los comicios del 14 de febrero, Ayuso ha avisado de que volverá con asiduidad para apoyar al PP de Alejandro Fernández.

Es más, justo hoy, el presidente del PP, Pablo Casado visita también Cataluña junto al propio Fernández, aunque ellos estarán en Tarragona. La presidenta madrileña se reúne este mediodía con el presidente socialista de Aragón, Javier Lambán, en Zaragoza.