Los hoteles de Barcelona sobre las nuevas restricciones: “Es la culminación del desastre”

El sector se muestra confiado en que haya ayudas económicas de la Generalitat

Aspecto de uno de los muchos hoteles cerrados en Barcelona. EFE/Alejandro García.
Aspecto de uno de los muchos hoteles cerrados en Barcelona. EFE/Alejandro García.Alejandro GarciaEFE

El Gremi d’Hotels de Barcelona ha lamentado de nuevo que las nuevas medidas por el coronavirus son “la culminación del desastre” que vive el sector en la ciudad y que supondrán, según sus previsiones, la anulación de buena parte de las reservas en las vacaciones de Navidad. Las quejas llegan dos días después de que la Generalitat anunciara restricciones más severas de cara a las próximas fechas navideñas, debido a la mala situación epidemiológica.

En un comunicado, el director general del Gremi, Manel Casals, ha lamentado que en estas fechas solo se permita a los hoteles ofrecer la cena a los clientes alojados hasta las 21.00 horas: “¿Significa esto que nos limitarán el horario también en nuestros hogares?”.

“Queremos pensar que la Generalitat tiene preparadas ayudas directas a los hoteles que, de forma inminente y urgente, se aplicarán para compensar los efectos de esta medida”, ha afirmado.

De no ser así --ha dicho-- “las afectaciones laborales, sociales y empresariales” en el sector serán graves, ante lo que también ha pedido reaccionar al Ayuntamiento de Barcelona.

Así, ha pedido al Consistorio “no continuar mirando hacia otro lado”, puesto que seguir sin ayudas aboca a los hoteleros de la ciudad al cierre y a los despidos, según han mantenido.

El nuevo paquete de restricciones aprobado por la Generalitat parece que volverá a golpear seriamente a la restauración. Del ocio nocturno, como de costumbre, ni una palabra. En cualquier caso, la relativa normalidad de la que han disfrutado los bares estas últimas semanas toca a su fin. La Generalitat limita su apertura a dos franjas horarias: de 7.30 a 9.30 horas para servir desayunos, y de 13.00 a 15.30 para servir comidas. Ante esta situación, el Gremio de Restauración de Barcelona lanzó un durísimo comunicado en el que habla de «declaración de guerra». De hecho, consideran que se trata de un cierre encubierto ya que el resto de restricciones aprobadas varían poco, o muy poco, la situación preexistente.